Futuro esplendor: Poemas de Álvaro Becerra


Futuro esplendor: Poemas de Álvaro Becerra

Al definir su método de composición, Pound afirma que «la energía crea la forma». Según esta concepción, la supervivencia de un poema depende de la administración de su energía. Esa noción pareciera orientar estos poemas de Álvaro Becerra, donde el lenguaje es rastrillado para que las imágenes desplieguen sus posibilidades de sentido. En esa condensación, el punto de enfoque sobre los objetos varía y las imágenes ciertas y  transparentes en torno a la figura del padre tienden a la ambivalencia y la opacidad.

Padre me espera

sachet de café instantáneo al despertar
cadáver plástico decapitado con las uñas
mi cabeza trémula contra el vidrio

murales urbanos aparecen y quedan atrás
hay historias que añoramos por sobre otras
es útil pero tedioso retroceder una película

siempre empaticé con los personajes secundarios
azul con verde, con gris, blanco desvaído
un hombre que no conozco abre por mí las cortinas

leña calcinada y la humedad son ubicuas
abro paso entre la modorra y los viajeros
me pesan tres semanas en la espalda

Padre llega a casa

bolsas de carne congelada en el mesón de la cocina
televisor encendido cenando el noticiario de las nueve

músculos en deshielo toda la noche
sangre acumulada sobre un plato hondo

otras noticias no se oyen se arrugan se hacen anillos
los domingos padre prende fuego a un maricón

Padre pared yo

estoy solo estoy solo repites yo digo tú dices soy solo pero no a ti ni a mí te lamentas con todo el mundo lamento muro que te escribo desde niño con tiza mis uñas largas del suelo al cielo y hacia abajo y no puedo palabras palabras no encuentro las palabras tus ojos tus oídos qué dicen cuáles son estas paredes que son cuatro que son ocho que son tú y yo y un nosotros cercenado un nosotros entrañable un nosotros doloroso una familia es un abrazo de sangre que circula se derrama se oxigena y contamina que se escribe con las uñas sobre un muro imposible papá papá tú dices yo soy solo escúchame pero espérate un poco escúchame una cosa yo soy solo y yo yo quiero decirte que no que no lo eres no lo estás papá yo estoy contigo algo nos separa algo nos une estamos juntos no lo estamos yo estoy solo estoy contigo yo estoy solo no me escuchas esta pared que es tu oído tus oídos son paredes en ellas escribo papá mis uñas te escribo una carta pero el concreto pero el chirrido estas palabras no atraviesan las paredes que son dos tu alfabeto no es el mío puedo y no puedo decir estoy contigo por más que azote el cuerpo a la pared que tome impulso catapulte el torso y enfrente costilla a costilla mi pecho al concreto lo concreto es que no pasa que los pliegues del cemento crudo me hieren el tórax que abrazar un muro afecta al cuerpo y no al revés

Padre conduce en camioneta

parabrisas frontal cóncavo es un plato de cazuela
surcado por grasa en charcos que padre niega

mujeres por el vidrio lateral
padre celebra se complace me pregunta

la niñez es un viaje en copiloto
un poema aprender a conducir

te ayudo para que no seas como yo
el dinero no es hidrosoluble

sorbo del caldo con amor de hijo
me cuesta tolerar la grasa explícita


Foto Álvaro Becerra

Álvaro Becerra (Los Ángeles, 1991). Licenciado en Sociología por la Universidad de Chile. Ha participado en talleres literarios con Julieta Marchant, Carlos Cardani y Rafael Rubio, entre otros. Actualmente prepara su primer libro.

https://jampster.cl/

Deja un comentario