El último Nobel de Física reniega de la «Teoría del Big Bang»: «No tenemos pruebas de lo que pasó»

James Peebles afirma que no hay pruebas suficientes para pensar que la creación del Universo empezó con una gran explosión, por lo que el nombre es «bastante inapropiado»

James Peebles durante el acto en la embajada de Suecia en Washington (Estados Unidos)
James Peebles durante el acto en la embajada de Suecia en Washington (Estados Unidos) – AFP

El ganador de Premio Nobel de Física en 2019James Peebles, ha realizado unas declaraciones sorprendentes: odia escuchar el término «Big Bang» porque cree que «es bastante inapropiado». El científico, reconocido precisamente por su aportación en el campo de la cosmología y su investigación de la radiación de fondo cósmico, reniega del apodo de la « gran explosión» porque dice que no hay pruebas de que realmente sucediera así.

«Lo primero que hay que entender sobre mi campo es que su nombre, la Teoría del Big Bang, es bastante inadecuado», afirmó este miércoles Peebles, de 84 años, ante una audiencia absorta en un evento en honor a los ganadores del Premio Nobel en la Embajada de Suecia en Washington (EE.UU.). «Tiene un significado sobre la noción de un evento y una teoría que están bastante equivocados», continuó, agregando que, de hecho, no hay evidencia concreta de una explosión gigante.

El mes pasado, el comité del Premio Nobel reconoció a Peebles por el trabajo que desempeña desde mediados de la década de 1960 desarrollando el marco teórico vigente para explicar el Universo joven. Sin embargo, él mismo recalca que aún no se conoce con certeza qué ocurrió en ese comienzo. «Es muy lamentable que uno piense en el origen, mientras que, de hecho, no tenemos una buena teoría de algo como eso», dijo a la agencia AFP en una entrevista.

«Lo que sí tenemos es una teoría de la evolución bien probada desde un estado inicial hasta el actual, comenzando desde los primeros segundos de expansión», puntualizaba Peebles. Esos primeros momentos están probados gracias a unas firmas cosmológicas llamadas «fósiles», basados en el helio y otras partículas que resultaron del momento en el que el Universo estaba muy caliente y denso. Estos momentos sí que han sido bien argumentados por pruebas y controles. Sin embargo, la misteriosa fase inicial aún sigue siendo eso, un misterio.

«No tenemos una prueba sólida de lo que sucedió antes de eso en el tiempo. Tenemos teorías, pero no están probadas», afirmó el profesor emérito de Princetown.

«Me he rendido»

Peebles continuó explicando que la humanidad descibre teorías «comparándolas con experimentos». «Simplemente, no tenemos evidencia experimental que lo que ocurrió en el origen». Una de esas teorías, la más aceptada, se conoce como el « modelo de inflación». Esta idea sostiene que el Universo primitivo se expandió exponencialmente durante una fracción muy pequeña de un segundo justo antes de la probada fase de expansión.

«Es una teoría hermosa», señala Peebles. «Mucha gente piensa que es tan bonita que seguramente sea correcta, pero la evidencia en torno a esta teoría es muy escasa». Después fue preguntado acerca de qué nombre deberíamos utilizar para ese momento del origen, pero dio una lacónica respuesta: «Me he rendido, yo uso Big Bang. Pero no me gusta. Durante años, algunos de nosotros hemos tratado de persuadir a la comunidad para que encuentre un término mejor sin éxito. Así que ‘Big Bang’ es el mejor que tenemos. Es lamentable, pero todos conocen ese nombre. Así que me rindo».

https://www.abc.es/ciencia

Deja un comentario