Así luchaban y morían los temidos guerreros vikingos en sus barcos

Desperta Ferro Ediciones publica en España el libro ilustrado «Vikingos en guerra», fruto de la investigación del doctor en cultura nórdica Kim Hjardar y el conservador arqueológico Vegard Vike, que repasa los principales hitos del mundo vikingo y la forma en la que vivían y luchaban, lo que eran dos elementos indisolubles.

Ilustración propiedad de Desperta Ferro de la batalla naval de Nesjar incluída en el nuevo libro «Vikingos en guerra»
Ilustración propiedad de Desperta Ferro de la batalla naval de Nesjar incluída en el nuevo libro «Vikingos en guerra»

César Cervera

Para los vikingos el barco, su barco, representaban la riqueza, el rango social, pero también la fertilidad y la muerte. Para los vivos era el viaje hacia lo desconocido, la guerra, la gloria, el fracaso… Para los caídos, su transporte al otro mundo, a la inmortalidad. Un viaje, para todos ellos, que en algún momento se toparía con un combate naval. Desperta Ferro Ediciones ha publicado en España el libro ilustrado «Vikingos en guerra», fruto de la investigación del doctor en cultura nórdica Kim Hjardar y el conservador arqueológico Vegard Vike, que repasa los principales hitos del mundo vikingo y la forma en la que vivían y luchaban, lo que eran dos elementos indisolubles.

Entre los apartados del libro se incluye uno dedicado a las batallas navales, que se suelen solapar en pos de las luchas terrestres a pesar de que era gracias a su dominio de los mares y de las técnicas navales que estos «al-madjus» («adoradores de fuego»), como los llamaba las fuentes árabes, caían por sorpresa en las costas de cualquier extremo del continente. Invisibles a quienes se hallaban en tierra debido a que eran bajos y alargados sin las velas, una vez llegado el momento del desembarco, los barcos vikingos abatían el mástil y remaban por rapidez hacia la costa o remotaban los ríos. La estampa inesperada helaba la sangre de los defensores costeros.La preferencia vikinga era la de luchar en tierra, pero a veces no quedaba otro remedio que batallar en fiordos, bahías y estuarios, nunca en alta mar, donde aquellos barcos eran muy difíciles de controlar

Los vikingos introdujeron importantes novedades en la tecnología naval de su tiempo y fueron evolucionando sus primitivos barcos nórdicos hasta convertirlos en auténticos buques de guerra. Añadieron a sus barcos la quilla y la vela como complementos a los remos, lo que combinado con el desarrollo gradual de cascos a tingladillo más ligeros y flexibles permitió a los vikingos operar a mayores distancias y cruzar regiones marítimas más extensas. Como explica Kim Hjardar y Vegard Vike en su libro, las pruebas modernas apuntan que estos barcos podían mantener una velocidad de crucero de 4-5 nudos haciendo uso de los remos.

La evolución desde las primeras y flexibles embarcaciones hasta los grandes buques de guerra que aparecieron en el siglo XI respondió a la creciente complejidad de sus operaciones anfibias, de modo que los barcos vikingos pudieran facilitar el desembarco rápido incluso de caballos. Lo cual, así lo advierten los autores de «Vikingos en guerra» ( Desperta Ferro Ediciones), no era lo más idóneo debido a que los animales se mareaban con facilidad y requerían un periodo de recuperación de más de veinticuatro horas.

La preferencia vikinga era la de luchar en tierra, pero a veces no quedaba otro remedio que batallar en fiordos, bahías y estuarios, nunca en alta mar, donde aquellos barcos eran muy difíciles de controlar. En el caso de asumir una estrategia defensiva, los guerreros vikingos solían proteger su retaguardia y sus posiciones más expuestas empleando la costa o las islas para evitar el flanqueo. A veces se ataban unos barcos con otros por los costados para hacer más compacta la formación y facilitar una plataforma más amplia donde luchar.

Según apuntan Hjardar y Vike, también se recurría para aumentar la defensa a la construcción de un parapeto con remos y mástiles en los laterales. El resultado eran auténticos castillos flotantes que impactaban entre sí en una lucha de colosos de madera.

Formación habitual durante una de estas batallas, ilustración contenida en «Vikingos en la guerra»
Formación habitual durante una de estas batallas, ilustración contenida en «Vikingos en la guerra» – Desperta Ferro Ediciones

Antes del combate, las velas se recogían y los mástiles se retiraban, de manera que la movilidad del barco quedaba a expensas de los remos. Las maniobras previas para lograr la mejor posición resultaban fundamentales de cara a la fase de abordaje. No en vano, algunas naves permanecían fuera de la formación, sin atar, para actuar con rapidez si algún barco enemigo trataba de rebasar su flanco o, en caso de tomar la ofensiva, para realizar con estas embarcaciones móviles ataques contra las naves insignias del rival. Al igual que en tierra, muchas veces la muerte del líder contrario ponía punto final al combate, por lo que aquellos barcos eran el objetivo principal.

Los caudillos, que en tierra luchaban expuestos y a cara de perro, en las formaciones navales estaban más protegidos gracias a los obstáculos propios de este tipo de combate, incluidas bordas altas y muros hechos con escudos y tablazos. En torno a los barcos de los comandantes, casi siempre en el centro de la formación, se producían las batallas más encarnizadas. La proa era el lugar más fortificado y donde, por cuestiones de espacio, menos guerreros podían luchar a la vez. Si el barco era especialmente alto la ventaja resultaba casi insalvable frente a los que quisieran abordarlo. 

El apartado de «Vikingos en guerra» dedicado a las batallas navales describe las fases en las que se dividían, normalmente, estos combates en la costa. Al igual que en tierra, primero se realizaba el lanzamiento de proyectiles entre barcos: flechas y glandes de honda (nada que ver con el miembro viril), jabalinas y piedras. No existen descripciones sobre el uso de flechas incendiarias o brulotes, lo que, como en otros periodos, suponía una amenaza tanto para los atacantes como para los defensores, pues el fuego podía extenderse rápidamente sin distinguir uno u otro bando.

A diferencia de otras civilizaciones, los vikingos no veían deshonroso o afeminado el empleo de armas de proyectiles como el arco, que incluso portaban algunos caudillos. Se calcula que cada guerrero llevaba entre 24 y 30 flechas, más las que pudieran arrancar a los muertos. A diferencia de otras civilizaciones, los vikingos no veían deshonroso o afeminado el empleo de armas de proyectiles como el arco

Esta fase podía alargarse hasta una hora en función de la cantidad de proyectiles disponibles, tras lo cual daba paso los abordajes entre naves. Los guerreros formaban una línea compacta en los costados de las naves hasta crear un baluarte defensivo. La lucha no terminaba hasta que murieran todos los tripulantes o abandonara la embarcación, que permanecía sujeta mediante ganchos de abordaje precisamente para evitar la huida del rival. Se buscaba con todo ello capturar en las mejores condiciones la nave enemiga, dado lo preciados que eran estos barcos y el prestigio que era hacerse con un trofeo así. A veces se prefería incendiar las naves antes de darle esa satisfacción a los asaltantes

Una batalla épica

Uno de los enfrentamientos navales más decisivos en la historia de la era vikinga fue la batalla de Nesjar, librada en 1016 por el rey vikingo Olaf Haraldsson y el conde de Lade, Svein Hakonsson, en un fiordo de lo que hoy es el sur de Noruega. Olaf, que aspiraba a unificar el territorio noruego, dirigió en persona el combate desde su nave larga, llamada Karlhode por contener la cabeza de un rey tallada decorando la roda. Su táctica mantuvo a su flota en formación cerrada a la espera de que Hakonsson, que dirigía una alianza de vasallos suecos, lanzara el primer ataque. Según el cronista nórdico Snorri Sturluson, el conde contaba a su disposición con más tropas que el rey, quien, por su parte, confiaba en imponer la calidad a la cantidad. Entre las tropas de Olaf había muchos veteranos curtidos en las guerras de Inglaterra.

Tras el habitual intercambio de lanzas y proyectiles, la fase de abordaje permitió a los soldados de Olaf capturar, en el contraataque, a los barcos enemigos, a cargo de guerreros inexpertos. Las dos naves capitanas chocaron frente a frente en un combate épico que haría las delicias de los poetas. Olaf, rodeado de cien hombres escogidos con cota de malla, se lanzó directamente al abordaje de Svein, que tenía a su mando a doscientos guerreros bien armados. Viendo próxima su derrota también en su barco, Svein decidió cortar la roda de su barcos para escapar

Si bien ninguno de los caudillos falleció en el combate, la huida de Sveinn Hákonarson a Suecia, donde murió pronto de una enfermedad, dejó vía libre para que Olaf fortaleciera su poder en la siguiente década y estableciera el cristianismo como la única religión permitida en el país.

https://www.abc.es/historia

Deja un comentario