«Hay muchas cosas del programa Apolo que la sociedad no sabe»

Roger Launius, exhistoriador jefe de la NASA, desvela los entresijos de la misión que llevó al hombre a la Luna

Roger Launius, exhistoriador de la NASA en su visita en España
Roger Launius, exhistoriador de la NASA en su visita en España – BBVA

Patricia Biosca

Dejando a un lado las teorías de la conspiración, los supuestos platós de televisión y las banderas ondeando en el vacío del espacio, ¿queda algún secreto por revelar de las misiones Apolo? «No hay nada secreto, pero sí muchos capítulos que la sociedad en general no sabe», afirma Roger D. Launius, exhistoriador jefe de la NASA y sin duda uno de los mayores expertos del que seguramente sea el programa espacial más famoso hasta la fecha.

Por ejemplo, Launius recuerda cómo Glynn Lunney inició una investigación para determinar el riesgo real de los astronautas tras la explosión del tanque de oxígeno que puso en riesgo crítico la misiónApolo 13. «Los ingenieros le dijeron que existía un 50% de probabilidades de perder a la tripulación, y él dijo que la probabilidad de muertes era demasiado alta», explica a ABC. Aún así, el peso de continuar con el objetivo de llegar a la Luna en plena Guerra Fría fue demasiado grande, y el programa continuó. «Este capítulo hizo tambalear todo el programa, como es lógico. Pero la mayoría de la gente no sabe que pudo acabar ahí».

Un minigolf en la Luna

Launius fue uno de los millones de chavales pegados al televisor viendo cómo Armstrong y Aldrin ponían el primer pie en la Luna. Por aquel entonces no imaginaba que tiempo después le tocaría recopilar toda la información acerca de aquellos hombres. «No era bueno en matemáticas, así que me decanté por la historia», dice con una sonrisa. Está en España con motivo del Values Day de BBVA, para contar a los empleados de la entidad bancaria cómo Estados Unidos consiguió aquel hito en la carrera espacial gracias a la motivación de todos sus participantes, desde la señora que limpiaba las instalaciones de Cabo Cañaveral al propio John F. Kennedy, que inspiró a toda la nación con sus palabras el 25 de mayo del 61: « Elegimos ir a la Luna».

«No fuimos a la Luna por razones científicas. Más bien la ciencia se aprovechó del programa de ingeniería, que a su vez fue iniciativa enmarcada dentro de la Guerra Fría», afirma sin titubear el exhistoriador de la NASA. El objetivo era convencer a las naciones que aún no se habían posicionado de que Estados Unidos era la mejor opción, y no el bloque comunista. «Solo hay que ver que entre la tripulación solo hubo un científico, y en la última misión». En este sentido, recuerda que Alan Shepard, el astronauta estadounidense que siguió a Yuri Gagarin en el espacio y quinto hombre en pisar la Luna, tenía como principal objetivo plantar un minigolf en la superficie lunar. «Era el típico piloto de aviones que quería hacer ese tipo de cosas allí. También era cuestión de personalidad».

Roger Launius durante su ponencia en el Values Day de BBVA
Roger Launius durante su ponencia en el Values Day de BBVA – BBVA

Así con todo, es indudable el papel que el programa Apolo ha jugado en nuestra comprensión no solo de nuestro satélite, sino del Universo. «Se tardaron muchos años en llegar a la conclusión de cómo se formó la Luna. Cuando fuimos en los sesenta y setenta estaban vigentes tres teorías que al final resultaron estar equivocadas. Pero no fue hasta 1984, doce años después del fin de Apolo, en una reunión en Hawái, cuando los investigadores se propusieron de verdad saber cómo se había creado nuestro satélite. Allí, varios equipos de distintas disciplinas pudieron analizar la información que obtuvimos, y todos llegaron a la misma conclusión: un objeto del tamaño de Marte chocó contra la Tierra y los trozos del impacto acabaron formando la Luna».

Para los incrédulos como el abuelo

Pero incluso con todas las certezas que nos ha dado la exploración lunar, aún hay gente que no se cree que el hombre estuvo allí. «Mi abuelo nunca creyó que habíamos puesto un pie en la Luna. Él tenía 60 años cuando ocurrió todo aquello y pensaba que en Hollywood se podía construir cualquier cosa. También es cierto que él, que era agricultor, nunca tuvo un tractor porque pensaba que era una moda pasajera. No mentía, solo no entendía», relata. También señala a esas personas «que les encanta creer que ellos saben algo que tú desconoces» o a los que «quieren vender libros o vídeos a toda costa». «A mí mismo me han acusado varias veces de formar parte de la conspiración de la NASA y te digo que tal cosa no existe».

Lo que sí espera Launius es volver a ver al hombre en la Luna. Donald Trump y el actual director de la NASA, Jim Bridenstine, señalan 2024 como la fecha para nuestro regreso. «Creo que es mucho pedir, porque no tenemos el equipo, pero quizá a finales de la década con un programa de colaboración internacional sí que podremos lograrlo». El exhistoriador de la agencia espacial estadounidense duda que pueda ver nuestra llegada a Marte. «Pero el programa Apolo demostró que cualquier cosa es posible si se tiene la voluntad política». El futuro aún está por escribir en los libros de historia.

https://www.abc.es/ciencia

Deja un comentario