ENVITE

ENVITE

En un momento de ciega desesperación, aposté al rojo e impar. Mire como la ruleta giraba. Bailaba con ritmo trepidante sin decidirse a parar, jugando con el destino.
Por un instante deseé retirarme del juego, pero la fortuna ya estaba escrita. Acerté: Rojo sangre y tiro certero a su amante.

“Rubor de tinta”

M. Belén

Eu Bandera Romero

Deja un comentario