La muñeca

 pio-baroja

En Madrid, en una casa de unos conocidos, elegante y alfombrada, entonces gran lujo, al encender la criada la chimenea, al principio del invierno, saltaron algunas chispas, y comenzaron a arder la alfombra y las cortinas, y después, dos o tres sillones, que quedaron estropeados. Se dieron pronto cuenta del incendio, y lo sofocaron.
La dueña de la casa, días después, contaba a una amiga el pequeño siniestro delante de su hija, de siete u ocho años:
-Se pudo atajar el incendio pronto, afortunadamente -añadió.
-Sí; pero yo he perdido mi muñeca -exclamó la niña, llorando.
-¡Qué le vamos a hacer, hija mía; ya te compraremos otra!
-Es que yo quiero la misma.
-Bueno; tonterías, no.
Y la chica se fue enfurruñada y llorando, creyendo que tenía razón al pedir, no otra muñeca, sino la misma que se había quemado.

Pio Baroja
Antología del microrelato español (1906-2011)

http://www.uncuentoaldia.es/

Deja un comentario