LA COMIDA PREFERIDA DE FRIDA KAHLO Y DIEGO RIVERA

Si de un platillo muy a la mexicana tienes antojo, no dudes en consultar las recetas preferidas de Frida y Diego, dos de los personajes más indicados para exponer el mundo culinario de la tradición mexicana.

Es bien sabido que estos dos embajadores del folclor y la mexicanidad supieron, a su modo, exponer de una manera seductora todos los detalles en torno a nuestra cultura. Basta admirar la colección de arte prehispánico que Rivera abrazó en su museo Anahuacalli, o la hermosa colección de exvotos de Frida.

Bajo este contexto sería preciso recordar que Frida y Diego poseían una exquisita lista de platillos mexicanos favoritos, de los que posteriormente habría de exponer en un programa de televisión la hija de Diego, Guadalupe Rivera Marín.

la comida preferida de frida kahlo y diego rivera-

La cocina de Diego y Frida. El sabor de un mundo, es el título del programa de 13 capítulos que hasta hace un par de años se trasmitía en canal 22, y en el que se nos permitió saber que, por ejemplo, el platillo favorito de Diego Rivera era el clemole de Oaxaca, también llamado “manchamanteles” (platillo que por cierto disfrutaban otros personajes interesantes como Sor Juana Inés de la Cruz).

Se dice, en su programa, que la lista estaba conformada por platillos sencillos pero muy sabrosos –la misma Guadalupe afirma que en la Casa Azul, solo se les servia platillos mexicanos; el huauzontle, los moles, el pipían, el arroz los chiles en vinagre para acompañar y todo tipo de tacos pues, a decir de Guadalupe: “en la Casa Azul nunca faltaban las tortillas”.

Diego era un fiel diletante de los gusanos de maguey con guacamole, mientras que Frida prefería el mole con pato, que en aquél entonces se cazaba en Ixtapalapa. Al final se encontraban sus postres favoritos: el dulce de coco, el de camote con piña y el de mamey.

frida kahlo pintura comida

Un dato interesante que contaba Guadalupe en su programa es que ni Frida ni Diego cocinaban, más sí intervenían en la cocina; Diego para dar el buen gusto y Kahlo comprando los ingredientes frescos en el mercado. Por la noche a la pareja de pintores se le veía disfrutar de un chocolate caliente servido de la mano de un pan de dulce.

Como podemos imaginar, Diego y Frida propiciaron el arte, cultura y tradición indígena a través de sus pinturas, su vestimenta, modo de vida y de pensamiento; pero también, a través de una esencial colección culinaria de platillos mexicanos que se permitieron mostrar al mundo.

http://mxcity.mx/

Deja un comentario