El poder energético del sol

El poder energético del sol
El avión ‘Solar Impulse II’ antes de aterrizar en Sevilla REUTERS/Marcelo del Pozo

ANTONIO RUIZ DE ELVIRA

 

El avión solar aterrizó ayer en Sevilla tras cruzar 6.300 kilómetros sobre el Atlántico desde Nueva York. La ruta más corta era hacia Irlanda, pero eligió Sevilla, donde tiene garantizada la recarga de las baterías con el sol andaluz. La aventura de Piccard, de la maravillosa familia de exploradores, nos demuestra que hay otra forma de vivir, de hacer lo que queremos hacer pero cuidando la casa en la que vivimos, el planeta Tierra.

Los seres humanos queremos vivir, y además queremos vivir bien, y vivir bien todos, no unos pocos. El Solar Impulse ha demostrado que tenemos energía de sobra con el sol, hasta para cruzar el Atlántico volando. ¡Energía! La energía es riqueza, o más bien, la única riqueza real es la energía. Los seres humanos habíamos vivido muy pobremente, incluidos los grandes emperadores y Papas, los sultanes y los Hijos del Cielo chinos, hasta que pusimos en explotación las fuentes concentradas de energía que son el carbón, el petróleo y el gas.

Desde entonces, casi 2.000 millones de seres humanos viven mejor que los reyes antiguos. Pero esas fuentes de energía están destrozando el planeta y nuestras vidas, y sólo llegan a estos 2.000 millones. En la Tierra viven hoy otros 6.000 millones de personas que carecen de esa riqueza. Un español, hoy, rico en comparación con muchos otros habitantes de la Tierra, dispone de unos 44.000 kwh. al año, 120 kwh. al día. Sobre cada metro cuadrado de suelo se reciben, en las zonas de pobreza, que son las tropicales, 5 kwh. al día. Convirtiendo, lo que es perfectamente factible hoy, el 30% de esa cantidad en energía eléctrica, como hace el Solar Impulse II, con 75 metros cuadrados, 6.000 millones de personas disfrutarían de una riqueza igual a la de cada español.

Se puede hacer, e incluso se puede hacer mucho más, e incluso nosotros podemos ser mucho más ricos, pues tenemos suelo y sol de sobra. Y es la única manera de sobrevivir, pues la alternativa es destrozar del todo el planeta, gracias al cambio climático que estamos produciendo con los combustibles fósiles. Es difícil de hacerse a la idea de lo que estamos haciendo, y de lo que nos estamos privando. Toda la energía que estamos usando hoy en España se saca de la energía solar de unos 4.000 kilómetros cuadrados.

España tiene medio millón de kilómetros cuadrados. Nos sobran suelo y sol, pero mucho, muchísimo, para vivir 10 veces mejor que ahora. Una de las tragedias actuales de la humanidad, entre otras muchas, es la estupidez. Tenemos todos los recursos tecnológicos y de dinero para cambiar de una vez a energía solar para vivir, todos, el doble o el triple mejor que hoy, y además parar la destrucción del planeta, y eso utilizando muy poca parte del mismo. El cambio de la pobreza anterior a la riqueza actual lo hicimos nosotros. Podemos cambiar ahora. Es cuestión de quererlo.

Antonio Ruiz de Elvira es catedrático de Física Aplicada en la Universidad de Alcalá de Henares.

http://www.elmundo.es/ciencia

Deja un comentario