LA INMENSA CABEZA DE KAFKA QUE OSCILA PERMANENTEMENTE EN UNA PLAZA DE PRAGA

Como mostrando las oscuridades y luces de la psique del escritor checo, esta estatua es un signo que interroga todo a su alrededor.

Afuera del centro comercial Quadrio, en Praga, puede verse una gigante cabeza giratoria de 10 metros de altura con el rostro de Franz Kafka en constante estado de metamorfosis. Cada tantos segundos la escultura –hecha de espejos de acero– se divide en 42 capas, rota y después converge para parecerse increíblemente al escritor checo, y luego vuelve a distorsionarse.

Diría Roland Barthes que esta estatua es un signo inmenso que se pone a interrogar a otros signos. En este caso al edificio burocrático, a todas luces kafkiano, que refleja en sus cientos de espejos giratorios (Kafka, que siempre osciló como esa gran cabeza entre el silencio y la palabra común, entre la soledad y la ley).

La pieza es del artista checo David Černý, conocido por sus subversivas intervenciones a los espacios públicos. Se dio a conocer en 1991 cuando pintó un tanque antisoviético en un espacio dedicado a la memoria de la guerra en Praga, lo cual desde luego escandalizó a la sociedad checa.

Con la cabeza giratoria de Kafka, Černý refiere a la metamorfosis como parte de la psique de Franz Kafka, como un autorretrato en constante estado de cambio.

http://www.faena.com/aleph/es/articles

Deja un comentario