La ecuación de matemáticas

La ecuación de matemáticas

La pizarra se iba llenando de fórmulas abstractas mientras en la calle llovía con fuerza.

Los alumnos intentaban seguir sus explicaciones, pero él no dejaba de escribir ecuaciones llenas de letras enigmáticas. Su idea era llegar al final, buscar una solución que resumiera todas las soluciones posibles. No podía quedar ningún camino sin recorrer. La sola sospecha de que la incertidumbre se apoderara del contenido, le llenaba de zozobra y desesperanza. Desde joven se había aferrado a las matemáticas. Siempre había considerado que en unas pocas ecuaciones elegantes se podía resumir el mundo.

En cierto momento sonó el móvil que llevaba en la chaqueta y lo cogió. Se limitó a escuchar durante unos minutos. Guardó el teléfono en el mismo sitio con aparente tranquilidad. En la calle seguía lloviendo. Miró a sus alumnos, después a la pizarra e intentó buscar el lugar de la ecuación donde situar la melancolía.

Pero no lo encontró.

Publicado  por JUSTO SOTELO en LITERATURA, MICRORRELATOS 

http://revistatarantula.com/

1 comentario en “La ecuación de matemáticas”

Deja un comentario