La bala

Hugo Lopez Araiza Bravo

 La bala rompió el griterío desordenado de los machetazos ciegos, se abrió paso entre el rojo escándalo de herraduras y huaraches, penetró la pared de la agencia municipal, atravesó zumbante la oficina, desordenó todos los papeles, dejó un hoyo limpio en la silla de cuero del finado alcalde, persiguió al secretario que había logrado esconderse tras las cortinas, emergió triunfante a través de las puertas de doble aldaba, cruzó la plazuela del quiosco, despeinó las filas de arrayanes, espantó a las palomas que picoteaban la sanguinolencia desparramada en el empedrado, desgajó las baldosas de la pulquería, tronó cada uno de los jarros de curado de guayaba, salió en explosión de astillas por la ventana del retrete, recorrió el callejón del mercado negro, entró por la fuerza en la covacha de Mamá Carlota, apagó las lamparitas chinas del balcón de las hamacas y se fue a mezclar con las entrañas de Jacinto Rodríguez, comandante en jefe de las Fuerzas Insurgentes de Chuliapan, quien, tras haber comprendido que el último foco de la resistencia de los Altos sería devastado por la montada, había decidido pasar sus últimos minutos hundido en el regazo de su puta preferida.

Hugo López Araiza Bravo

http://www.uncuentoaldia.es/

Deja un comentario