Dos poemas beat

Dos poemas beat

RUTH WEISS
Segundo día

(Ruth Weiss (1928), nació en Alemania antes del estallido de la Segunda
Guerra Mundial en el seno de una familia judía que escapó
al horror del régimen nazi tomando el último tren que les permitió
salir de Austria y luego emigrar a Estados Unidos. Años después,
ruth dejaría de utilizar las mayúsculas para distanciarse de su lengua
materna, el alemán. Insaciable viajera, frecuentó a Jack Kerouac y
otros miembros de la generación beat. Sus textos están profundamente
hermanados con el jazz desde la década de los cincuenta. A
día de hoy sigue creyendo ante todo en la la oralidad de la poesía, y
continúa haciendo de sus recitales improvisados, a ritmo de jazz,
verdaderos espectáculos de poesía en escena.

hay que desecharlo todo
apuntes —— números
todas las referencias
incluso la adoración de la nada
espejo —— memoria
todas las bisagras
las puertas giratorias hacia lo posible
incluso el calor —- frío
las espaldas desconocidas
incluso el frío —- calor
la frente conocida
incluso el mal más dulce
existe un punto
donde el rescate último
del amor es posible
existe ese punto duradero
que el alto amor llama
una sombra de gato
sobre la pared
¿y es un o el?
¿o es singularmente plural?
¿quién eres tú para decir
cómo colocar la s
acaso?

Dos poemas beat

DIANE DI PRIMA
ELOGIO A MI MARIDO

(Diane di Prima, Nueva York, 1934. Su única obra traducida al español
es Memorias de una Beatnik, memoria autobiográfica eró¿¿ tica
escrita por encargo y en la que describe, entre otras aventuras sexuales,
una curiosa experiencia en una orgía –por otro lado, muy
poco excitante– que incluye a Ginsberg y a Kerouac, entre otros.
The Floating Bear (1961-1971), la revista que fundó junto con
Amiri Baraka también hubo de enfrentarse a cargos de obscenidad.
Diane fue una de las poetas más activas de su tiempo.)

Supongo que tampoco habrá sido fácil vivir conmigo,
mis rencores, mis altibajos, mis exigencias de intimidad,
orgullo de leo sollozando en la cama mientras intentas
[dormir
y tú, interrumpiéndome en medio de mil poemas
¿has llamado al seguro? esa vez que detuviste un poema
a medio camino entre las colinas de nebraska y
colorado, odetta cantando, el mundo entero cantando
[en mi interior
el triunfo de nuestra revolución en el aire
yo a punto de anotarlo, y tú
tú diciendo algo sobre el carburador
para que todo se esfumara
pero nos aferramos el uno al otro
creyendo hallar la balsa
aunque estamos los dos a la deriva, como en esta casa
[de barro
demasiado pequeña, las paredes polvorientas a nuestro
[alrededor, una fina lluvia de polvo
contrarresta el alto, puro aire y machaca nuestras
[fosas nasales
colgamos nuestras fotos de los múltiples mundos:
collage de nueva york, y pósters de san francisco,
colocados los platos japoneses, los cuchillos chinos
martillean diminutas telas indias sobre el adobe
nos tambaleamos y chocamos en lo más profundo
[de la otra persona
caminamos con torpeza de un lugar equivocado al otro
como niños que salen a jugar de noche sobre un barco
y el barco se escapa de sus amarras, y ellos observan
[las estrellas
sobre las que todo desconocen, intentando descifrar
hacia dónde se dirigen

http://www.lavanguardia.com/cultura

Deja un comentario