OLAFUR ELIASSON, EL GENIO CREATIVO QUE OSA PREOCUPARSE POR SU ENTORNO

Desde el momento en que domesticó al sol para introducirlo en un espacio cerrado, este artista se ganó un lugar indeleble en la memoria colectiva. Fue en 2003 cuando el Turbine Hall del Tate Modern alojó una réplica del sol gracias a la obra The Weather Project, de Olafur Eliasson.

OLAFUR ELIASSON, EL GENIO CREATIVO QUE OSA PREOCUPARSE POR SU ENTORNO

Si tuviéramos que englobar la obra de este creador nacido en Copenhague de padres islandeses en un distintivo conceptual podríamos apuntar que su trabajo está orientado a generar grietas, hermosas grietas, no sólo en la estructura perceptiva del público sino también en el espacio que las contiene y tal vez incluso en la realidad misma.

En cuanto a su filosofía, Eliasson denota un afán por incidir en la realidad “no artística”. Esta cualidad responde a una noción un tanto decimonónica –y por ello resulta aún más apreciable–que enfatiza en la capacidad, casi obligación, del arte para mejorar el entorno.

“El mundo del arte subestima su propia relevancia cuando insiste en mantenerse siempre dentro de los márgenes del mundo del arte. Tal vez puedes tomar algunas de sus herramientas y metodologías para comprobar si son aplicables fuera de sí”, advierte Eliasson en una entrevista para el New York Times.

Pero más allá de plasmar este compromiso social en su obra, la cual destaca por su sofisticación y propensión al estímulo sensorial, Eliasson lo ejerce en su vida personal. Por ejemplo, junto con su esposa, la historiadora Marianne Krogh Jansen, fundó 121Ethiopia, organización dedicada a mejorar la calidad de vida de los niños etíopes, la cual echaron a andar tras adoptar a sus dos hijos en dicho país. También creó en 2012 Little Sun, una pequeña lámpara solar de LED de la cual se han distribuido alrededor de 200,000 piezas en regiones de África que no tienen acceso a energía eléctrica.

IMG_MDA110639_1600px

El periodista británico Ned Beauman narra con sorpresa la manera en la que funciona el estudio de Eliasson. Opera como una especie de comuna, en la que sus cerca de 90 integrantes comen juntos diariamente platillos vegetarianos y luego rotan turnos para designar quién lavará los platos. Incluso, se rumora que puedes determinar cuánto tiempo lleva laborando ahí alguno de los empleados de acuerdo a qué tan saludable se encuentra (siendo los más sanos los que más tiempo llevan trabajando en el lugar).

JS67159274

Poco tiene que decirse sobre el talento de Eliasson y sobre las brillantes obras que de él resultan; ya sea que esté abocado a teñir un río completo de color verde eléctrico (Green River), diseñando alternativas lumínicas para su próxima instalación cinética, construyendo el pabellón de la Serpentine Gallery (2007),explorando la pasión cromática de J. W. Turner o participando en Tree of Codes, el ritual de hechicería audiovisual que actualmente se lleva a cabo en distintos escenarios, su trabajo será inevitablemente conmovedor y, hay que decirlo, excelso. Pero en cambio parece que vale la pena recalcar su integridad para trascender aduanas como el glamour, la sofisticación o el reconocimiento, para llegar a un sitio al que pocos creadores llegan hoy en día: la búsqueda de un universo saludable, en el más amplio sentido de la palabra, y compartido por todos.

Tree of Codes se estará presentando del 25 de noviembre al 3 de diciembre de 2016 en Faena Forum.

http://www.faena.com/aleph/es/articles