Lo que El Chapo leía

Lo que El Chapo leía

No sólo veía los DVD de la Reina del Sur. En la última guarida de El Chapo fue encontrado un libro. El SieteCeroUno (701) en el rank de la revista Forbes, leía elCeroCeroCero, ensayo de Roberto Saviano, quien ha escrito sobre las mafias en todo el mundo. ¿Por qué estaría leyendo ese documento periodístico? ¿Qué, exactamente, escribe en CeroCeroCero? A continuación algunos fragmentos de este libro que tras la captura del capo se convierte en una lectura urgente para entender el contexto de la problemática del narcotráfico. Aquí, Saviano describe los qués, los cómos y los porqués en torno a la cocaína.

“La guerra entre los cárteles comenzó en los 90 (…) para dominar el mercado de las drogas, un mercado que sólo en México representa entre 25,000 millones y 50,000 millones de dólares que está corroyendo a América Latina…”.

“No existe ningún mercado en el mundo que sea tan productivo como el de la cocaína. No existe una inversión financiera en el mundo más jugosa que la cocaína. Ni siquiera las cifras récord que han alcanzado las acciones bursátiles se pueden comparar con la cocaína…”.

“La cocaína es un buen refugio. La cocaína es el auténtico bien que no teme ni a la escasez de recursos ni a la inflación. Hay muchísimos rincones del mundo que viven sin hospitales, pero no sin coca. Dice la ONU que en 2009 se consumieron en África 21 toneladas, 14 en Asia y dos en Oceanía. Más de 101 en toda AL y el Caribe. Todos la quieren, todos la consumen. Los gastos son mínimos, el margen de beneficio altísimo. La cocaína se vende más fácilmente que el oro. El oro necesita intermediarios y tiempo para las contrataciones. La cocaína es el último bien que queda que permite la acumulación originaria. Podrías heredar una mina de coltán con la que abastecer a todos los teléfonos del mundo, pero no pasarías de la nada a las villas de Costa Esmeralda tan rápidamente como con la coca…”.

“Con la coca no hay mediación. No puedes dedicarte al tráfico de cocaína con sindicatos y planes industriales, con ayudas del Estado y normas impugnables en tribunales. Ganas si eres el más fuerte, el mejor organizado, el mejor armado. Para cualquier empresa vale que, cuanto más tensas la goma, más logras imponerte en el mercado…”. “Después de un tiempo El Padrino —Félix Gallardo, mexicano— entendió que el dinero se devaluaba y que la cocaína era más conveniente: distribuirla en el mercado de EU era el gran golpe…”. “Desarrollar un sistema de transporte para un gran cargamento de cocaína requiere meses de trabajo. Y una vez que se ha elaborado, probado y utilizado un par de veces, es el momento de modificarlo. Los analistas de sistemas trabajan con el espacio de todo el globo terráqueo, pero contra el tiempo. Se hallan en una constante carrera contra la capacidad de los investigadores de intuir los pasos de la coca. Por ello sus servicios son muy costosos, accesibles sólo a las mayores organizaciones del narcotráfico o a los grandes intermediarios. Los cárteles más ricos pueden permitirse probar nuevas rutas enviando primero “cargamentos limpios”, sin droga, como fase de verificación de cada sistema. Así lo hizo el cártel de Sinaloa, sin saber que ya estaba en el punto de mira del FBI de Boston y la policía española, unidos en la Operación Dark Waters: una investigación clave en la historia del narcotráfico porque ha revelado el interés de los cárteles mexicanos en abastecer de cocaína al mercado europeo. El 10 de agosto de 2012, varios agentes de la policía española detienen en el centro de Madrid a cuatro miembros de la organización mexicana, entre ellos el primo de Joaquín Guzmán Loera, el capo más buscado, el legendario Chapo…”.

YURIRIA SIERRA

http://www.excelsior.com.mx/opinion

Deja un comentario