La venta de aire embotellado va en aumento por el nivel de contaminación en Beijing

Por Tamara Khandaker

La venta de aire embotellado va en aumento por el nivel de contaminación en Beijing

 

Parece broma pero ahora dos canadienses están haciendo negocio con la “alerta roja” en Beijing. Su negocio es vender latas de aire fresco de las Montañas Rocosas a los chinos.

Del 8 al 10 de diciembre, Beijing tuvo su primera alerta roja –el nivel más alto de los cuatro que conforman el sistema que se adoptó hace dos años– en el índice de calidad del aire. Se sugirió que los niños y los adultos mayores permanecieran en casa.

La ciudad recomendó a las escuelas que permanecieran cerradas y a los ciudadanos que utilizaran el transporte público en vez de conducir o caminar. A los que tenían que salir, se les pidió que utilizaran máscaras –y algunos optaron por comprar las latas de aire creadas por Troy Paquette y Moses Lam–.

La pareja empezó su negocio en 2014 después de que sus amigos que viajaban con frecuencia a Asia les contaron sobre la pésima calidad del aire en China.

 

Como experimento, los dos metieron todo el aire posible en una bolsa Ziploc grande, la cerraron y la ofrecieron en eBay –al final la vendieron por 99 centavos de dólar–. Su segundo intento inició una puja y la bolsa se vendió en 168 dólares. De ahí surgió la idea de lo que ahora se conoce como Vitality Air.

“La forma en que capturamos el aire ahora es un secreto comercial”, dijo Paquette para VICE News. También aseguró que se desplaza de Edmonton, Alberta, hasta Banff y el Lago Louise para llenar latas gigantes de aire utilizando una herramienta de compresión y luego las embotella en su casa.

“Al principio, el producto estaba diseñado como una curiosidad pero desde que empeoró la contaminación en Beijing, cada vez más gente lo compra como artículo de uso diario y no como curiosidad”, señaló. “Ha habido bastante demanda”.

Imagen vía Vitality Air

Las latas vienen con una máscara incluida y contienen alrededor de 150 sprays de 1 segundo.

Se venden paquetes individuales y dobles de latas por un precio que va de entre los 16 y los 46 dólares. Paquette dijo que otros países aparte de China han mostrado interés, como Irán y Afganistán.

 

Paquette dijo que el producto tardó en llamar la atención pero que la demanda se disparó desde se emitió la alerta de smog en Beijing la semana pasada.

Lam dijo al periódico Telegraph que su primer embarque de 500 latas se vendió en cuatro días y que un contenedor con más de 4 mil latas va en camino hacia China.

Paquette dijo que algunos distribuidores en China han mostrado interés en llevar las latas de Vitality Air a las tiendas comerciales.

 

Sin embargo, el concepto de respirar aire del otro lado del mundo para lidiar con el esmog no es nada nuevo.

Por ejemplo, para promover el turismo en el área y crear conciencia sobre la crisis de contaminación del aire en China, en 2014, la Reserva Natural de la Montaña Laojun ofreció a los ciudadanos de Zhengzhou –una de las ciudades más contaminadas del país– la oportunidad de respirar aire fresco de las montañas en bolsas selladas.

Y Vitality Air no es el único negocio que saca provecho del esmog. El lunes pasado, algunos medios de comunicación informaron que un restaurante en la provincia de Jiang Su estaba cobrando una “cuota por limpieza de aire” a sus clientes.

http://www.vice.com/es_mx

Este artículo fue publicado originalmente en VICE News, nuestra plataforma de noticias.

Deja un comentario