Creation, to me, is to try to orchestrate the universe to understand what surrounds us.Peter Greenaway

Peter Greenaway se formó como pintor y en 1966 comenzó a realizar cortos cinematográficos. En 1980 estrenó The Falls en el Reino Unido y a partir de entonces su carrera cinematográfica no pararía: The Cook, the Thief, His Wife & Her Lover (1989), Prospero’s Books (1991), The Pillow Book (1996) y 60 filmes más.

Greenaway es un autor de culto. Si la audiencia no está dispuesta a una alta dosis de estimulación creativa difícilmente consumará una comunión con la obra. En Prospero’s Books, por ejemplo, desde los créditos comienza el devenir de una simbología acompasada, un carnaval de manías contenidas con personajes inmersos en un ritmo siempre orquestado.

“Priorizar la imagen, la imagen, la imagen”, expresa Greenaway, entrevistado por Kirsty Wark para la BBC. El director galés está en una constante búsqueda de estímulos para manifestar su visión y la encausa por medio de un sinnúmero de cuadros pictóricos en movimiento, musicalizados. Pero en su universo la imagen nunca está sola, sino que existe de una manera permanentemente íntima con el sonido. Cuando Wark le pregunta por qué no ser pintor, él responde: “porque las pinturas no contienen soundtracks”.

Sus obras, sin excepción, conjuran una exposición artística en movimiento. Un lenguaje visual que va del posmoderno barroco hasta el humor, la ironía y lo carnavalesco. Como en The Cook, the Thief, His Wife & Her Lover, donde una serie de planos secuencia nos devela que hay una pintura que sigue a otra pintura y a otra y así sucesivamente, eslabones que se conjuntan con una música minuciosamente elegida.

Greenaway2

Eisenstein in Guanajuato (2015), su más reciente creación, relata el amorío que tuvo el cineasta ruso en 1930 mientras filmaba en México. “El cine tiene que ser pensado como la etapa contemporánea de la pintura”, decía Eisenstein, y Greenaway lo secunda. Más de una vez el director ha asegurado que el cine nació a fines del siglo XVI, con las obras de Caravaggio, Rembrandt, Rubens y Velázquez, donde ya estaban presentes Greenaway3todos los elementos cinematográficos, el movimiento y hasta el sonido.

“¿Te vas a matar a los 80? Eso fue lo que dijiste alguna vez”, pregunta Wark para dar por terminada la entrevista:

Vivo en Holanda, donde la palabra eutanasia no es obscena. No puedo pensar en nadie que haya hecho algo audaz después de esa edad. Hay 7 mil millones de personas en el mundo, creo que los viejos deben hacerse a un lado y dejarle el paso a los inquisitivos y curiosos jóvenes. Tengo cuatro hijos, he pasado mi material genético, no creo que haya algo más importante que procrear. Estoy comprometido con hacer cine, que es muy entretenido y emocionante, pero es por ahora y hasta ese momento.

.http://www.faena.com/aleph/es/articles