LA ROSA NEGRA DE HALFETI

¿Qué hay, exactamente, en una rosa? Todos hemos sentido su prominente símbolo de metáfora a punto de suceder, de contradicción perfecta entre la belleza y la espina, de erotismo y elegancia. Sabemos que, al menos en la literatura, cada rosa es única y completa en sí misma (la rosa de El principito; la rosa que “siempre está sola, que siempre es la rosa de las rosas”, diría Borges). Pero también se puede decir que en sí la flor no hace justicia a su símbolo. Hay demasiadas rosas en el mundo y quizá por ello se ha gastado su encanto. Sin embargo hay una especie que recobra todo lo ya culturalmente perdido: una rosa verdaderamente extraña, que sin duda hubiera embrujado –aún más– a los poetas y los místicos: la rosa negra de Halfeti.

Se trata de una rosa increíblemente rara que se rehúsa a crecer en ningún lado excepto en un pequeño pueblo de Turquía llamado Halfeti. Su escarlata es tan profundo (quizás el más intenso de la naturaleza) que parece negro. Ello se debe a la composición del suelo de la región y a los niveles de pH del agua subterránea que se filtra del río Éufrates. Pero además de extravagante y única, esta rosa azabache crece en pequeñísimas cantidades, y su color negro solamente surge en los meses del verano (el resto del año es de un rojo oscuro, no menos elegante que el negro).

Si alguna vez se materializara la Rosa mystica, la rosa del jardín de Eros y del Paraíso de Dante, o si resurgiera de las cenizas “la rosa de Paracelso” por el arte de la alquimia, seguramente sería en la forma de esta extraña y tenebrosa rosa negra de Halfeti.

http://www.faena.com/aleph/es