Para Arto Lindsay, arquitecto del ruido y el ritmo improvisado, contrastar la música con el arte performático regional es imprescindible. Los desfiles y carnavales son su vehículo predilecto para reinterpretar las raíces musicales de una cultura y así sumergirnos en las perspectivas de otras culturas.

Si bien la popularidad de Lindsay se debe a sus múltiples proyectos musicales (como director de orquesta, miembro de bandas como DNA y No Wave y colaborador de Laurie Anderson, Matthew Barney, Ryuichi Sakamoto y Caetano Veloso, entre otros), una faceta decisiva en su carrera creativa es el involucramiento en la creación de procesiones que apelan al rito comunitario.

Para entender mejor su postura conviene remitirnos a las ideas de Antonin Artaud, quien advierte que la identidad cultural de una sociedad descansa no en sus abstracciones de “nacionalismo cívico” sino en la fuerza que confluye en sus ritos populares, en el alma auténtica de una región. El nacionalismoartaudiano versa sobre la cultura profunda, que en mayor medida implica al arte como medio de humanización del contexto.

Estadounidense de nacimiento, Lindsay fue criado en el seno del movimiento Tropicália en Brasil durante los 60 y musicalmente se formó en el Nueva York decadente y lúcido de los 80. A través de la yuxtaposición de géneros musicales y tradiciones populares, Lindsay nos propone una procesión musical más consciente, que no precise de temas académicos o históricos sino que emane del alma colectiva.

Con motivo de la apertura del Faena Forum en Miami, el próximo 16 de abril de 2016 Arto Lindsay, en compañía de la diseñadora Gia Wolff y la curadora Claire Tancons, explorará la cultura ceremonial de la mano de artistas locales e internacionales y de la organización comunitaria. El evento además tendrá como intención deconstruir el concepto colonialista de que todo proviene de Norteamérica, utilizando al arte como puente y conexión de territorios distintos. Una invitación a reflexionar sobre un cambio paradigmático en cuanto al “perspectivismo” cultural, todo ello dentro de la inevitable poética del espacio urbano y la vida cotidiana de una ciudad.

http://www.faena.com/aleph/es/articles