“Arre burrito, vamos a Belén”

RAÚL DEL POZO

"Arre burrito, vamos a Belén"

Dice Sartre que en vísperas de la guerra, cuando se caía Europa, algunos escritores se resignaron a ser únicamente ruiseñores. “Las mensajerías distribuyeron en los puestos de libros comprimidos de silencio en forma de voluminosas novelas”. Acusa a Flaubert de ser uno de los responsables de la represión que siguió a la Comuna porque no escribió una sola palabra para impedirla. Pero ya pasaron aquellos tiempos del escritor-predicador-intelectual-orgánico-compañero de viaje, el del compromiso, al que se le despreciaba si concebía la poesía como un lujo para burgueses y neutrales.

Pasó la época del ‘engagement’; los intelectuales comunistas metrosexuales bailan la sardana con los nacionalistas y defienden los derechos del atún rojo; a los políticos, lo que digan los escribas de la política les importa un pijo, y a muchos lectores también; te suelen decir que la política les aburre. A los candidatos lo que les encoleriza es lo que se dice de ellos en los platós. Me cuentan en la tele, que no se recuerda un momento de tanta coacción como éste. Las elecciones están en al aire. Los partidos les dicen a los votantes “arre burrito, vamos a Belén” y nadie sabe quién va a hacer de Mesías, de buey, de mula, de rey negro, de Herodes, ni a quién se le va a escapar la cuchilla y se va a cortar las pelotas.

Así que haciendo caso a los lectores hablemos del otoño, del octubre no rojo sino dorado, con la vendimia en apogeo. En el fin de la historia, en el ‘Eclipse rojo’ -así se llama la nueva novela de Felipe Alcaraz-, la vendimia es un rito de civilización; dicen los historiadores que los pueblos mediterráneos dejaron de ser bárbaros cuando descubrieron el vino. Ahora se vendimia de noche, -otra prueba de humanidad- para evitar que la uva padezca de estrés. Que los políticos se repartan el pesebre y nosotros cantemos a la segunda floración, a la lluvia de agua y bronce de octubre, cuando en octubre según Juan Ramón, “en una decadencia de la hermosura, la vida se desnuda”.

http://www.elmundo.es/opinion

Deja un comentario