En el Monopoly griego, siempre terminas en la cárcel, en la troika o en Frankfurt.

Ana Mulet

Deja un comentario