Y Pedro Sánchez asesinó a Marujita Díaz

Y Pedro Sánchez asesinó a Marujita Díaz

Ha sido salir Pedro Sánchez en un mitin con una bandera de España más grande que España, y se nos ha muerto Marujita Díaz, la folclórica que nos cantaba aquello de Soldadito español y Banderita española.

Allá por la tierra mora
allá por tierra africana
un soldadito español
de esta manera cantaba:

Como el vino de Jerez
y el vinillo de Rioja
son los colores que tiene
la banderita española.

El día que yo me muera
si estoy lejos de mi Patria
sólo quiero que me cubran
con la Bandera de España

Que los colores de nuestra gloriosa bandera española sean “como el vino de Jerez y el vinillo de Rioja” a mí me parece barato para emborracharme y me reconcilia con la patria. Y, poniéndome en plan demócrata vitivinícola, si mañana hubiera elecciones yo votaría hasta dos veces a Pedro Sánchez. No lo dudaría ni dos copas. Una de vinillo de Rioja y la otra de vino de Jerez, por si alguien está dispuesto a comprar mi voto.

Pedro Sánchez se proclamó candidato del PSOE a las elecciones generales este domingo en el Circo Price de Madrid, delante de la bandera española más grande que yo he visto en mi vida. Eso sí. No ondeaba. Era sobreimpresionada, como cuando un plasma nos ofrece las ruedas de prensa de Mariano Rajoy. Tampoco hubo primarias en el PSOE. Nadie reunió avales. Es raro entre los 5.603.112 votantes y votantas de las últimas municipales. Como será raro que no haya competencia real en Podemos a la hora de elegir candidato (o candidata) a Pablo Iglesias. No seamos más demagogos que tabernícolas defendiendo una bandera “como el vino de Jerez y el vinillo de Rioja”. España no está para primarias. España está para soldaditos españoles. Como los que cantaba Marujita Díaz.

 

Al sonar de los tambores
Y al compás del tararí
No hay un mozo que se precie
Que no sienta un algo aquí
Aquí llegan esos mozos
Del formado pelotón
La esperanza de la patria
De un valiente corazón

Soldadito español
Soldadito valiente
El orgullo del sol
Es besarte la frente
La victoria fue tuya
Porque así lo esperaba
Cuando muerta de pena
A la virgen rezaba
Tu novia morena

Pues eso, candidatos con mucha bandera y pocas primarias. ¿Cuándo una soldadita española? ¿Cuándo es el turno de la novia morena? ¿Cuándo, mujer: tú, y no más novias bandera?

Marujita Díaz, como Pedro Sánchez, representaba una forma de ser español que a mí se me está quedando un poco antigua. El consumidor actual de política quiere menos banderas, menos soldaditos y más ideas, que es lo que le ha faltado siempre a España. En España, en cuanto vuela una idea, un soldadito español le pega un tiro en nombre de la bandera. Pasó en el 36, creo recordar.

La derecha siempre nos ha intentado convencer de que los símbolos de la Patria son la Patria, y por eso se ha apoderado de ellos hasta el punto de que a parte de la población española la bandera le parece una cosa como del PP. Ahora este renovado PSOE se presenta también delante de una bandera de plasma, como mimetizando los símbolos vacuos de nuestra derecha inicua y ladrona. Yo creo que la candidatura de un socialista de verad, en estos tiempos, no se debería presentar bajo símbolos o banderas o escudos, sino al lado de parados, desahuciados y estafados por los bancos. Si Pedro Sánchez se hubiera proclamado así, quizá Marujita Díaz aun siguiera viva. Y también el socialismo obrero español, of course.

http://blogs.publico.es/rosa-espinas

Deja un comentario