Excelentes videos ilustran la paradoja Fermi (o porqué no hemos encontrado vida extraterrestre)

Screen shot 2015-06-04 at 11.19.16 PM

 

La paradoja Fermi  sostiene que dada la gran cantidad de estrella y planetas con condiciones habitables en el universo sería lógico que hubiéramos entrado en contacto con extraterrestres o hubiéramos sido ya colonizados… y sin embargo, ¿dónde están los hombres verdes o los dioses galácticos? 

En este grupo de videos de gran agilidad intelectual y sobre todo con una fabulosa narración visual, nos internamos a esta paradoja que deja a gran parte de la comunidad científica en una zona de perplejidad y especulación.  Sabemos que por cada grano de arena en la Tierra hay 10 estrella sólo en la Vía Láctea y que en nuestra galaxia, si tan sólo existiera vida en 0.1 de los planetas, deberían de haber 1 millón de planetas con vida. Pese a esto muchos científicos consideran que podríamos ser la única forma de vida en el universo, posiblemente una herencia del viejo antropocentrismo. Su razonamiento tiene que ver con que tal vez existen ciertos filtros para que la vida inteligente pueda evolucionar y explorar el espacio, como periodos de tiempo menos estables en la historia del universo o un delicado equilibrio para que la vida pueda mantenerse que aún no somos capaces de evaluar del todo.

 

 

 

Dicho eso, lo más probable es que la vida inteligente existe en el universo pero no somos capaces de percibirla o no siente la necesidad de entrar en contacto con nosotros –puesto que tal vez, más allá de nuestro ego, somos tan interesantes. Un ejemplo de esto es el esquema de civilizaciones de Kardashev, el cual evalúa la evolución tecnológica de una civilización en tres grados. El primero es la capacidad de usar todos los recursos energéticos de su planeta (nosotros todavía no estamos en esa fase); el segundo de todo su sistema solar y el tercero utilizar toda la energía de su galaxia. Una civilización del tercer tipo podría correr una simulación informática para conciencias incorpóreas casi por la eternidad, alimentándose de estrellas enanas rojas. Sobra decir que civilizaciones así podrían ser imperceptibles para nosotros, como dioses invisibles e  incluso podrían habernos colonizado sin que lo supiéramos. En este sentido realmente no estamos muy lejos de Sócrates que dijo “yo sólo sé que no sé nada”, y existen tantas posibilidades que es ridículo pensar que el sólo hecho de no haber encontrado vida en los poquísimos planetas en los que hemos buscado o  que naves espaciales extraterrestres no hayan aterrizado en el césped de la Casa Blanca es una razón suficiente para pensar que no ha vida inteligente más allá de la Tierra.  

http://pijamasurf.com/

Deja un comentario