Elecciones en Mèxico

Elecciones en Mèxico

NUNCA han sido los seguidores de la norma los que han hecho los cambios significativos. Seguir las órdenes de los poderosos a cambio de sentirnos buenos y cívicos ciudadanos, es la misma respuesta que da una rata de laboratorio apretando el botón que le da queso, o el un perro recibendo un premio por llevar a cabo el comportamiento programado y esperado por el dueño. Eso es el civismo de ir a votar. INSISTO, si NO APOYO A NINGUNO DE LOS DELINCUENTES ORGANIZADOS (porque eso son los partidos) que aspira a su hueso, no tengo la obligación de legitimar el “menos pinche”. Mucho menos hay un deber ser que me obligue a participar de un sistema, la democracia, en el que no confío porque SE QUE ES UNA FARSA de mismo tamaño que el derecho divino de los reyes.

Juan Miguel Zunzunegui

Deja un comentario