EL TEXTO DE LUIS BUÑUEL QUE TRANSFORMA UNA ORQUESTA EN PERSONAS

Para muchos Luis Buñuel es un nombre del cine. Es un referente obligado al repasar los directores más importantes y, sobre todo, más audaces. Al uso aventurado de los recursos del cine Buñuel sumó una voluntad crítica, iconoclasta, incómoda siempre ante la moral y los valores del statu quo.

Sin embargo, el cine no fue el único medio de expresión artística de Buñuel. Aunque por poco tiempo, también se dedicó a la literatura, particularmente en su juventud, cuando en la Residencia de Estudiantes de Madrid coincidió con Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez y José Moreno Villa, tres grandes escritores en ciernes que sin duda fueron una compañía estimulante.

En esa época el ambiente artístico de Madrid se debatía entre el ultraísmo, el novecentismo y el surrealismo venido de Francia, tres grandes corrientes en las que Buñuel y otros jóvenes artistas navegaban sin afianzar aún sus propios cauces. “Instrumentación” es un texto corto publicado originalmente en este contexto, en Madrid, en 1922.

En este ingenioso texto Buñuel elaboró un catálogo excéntrico en donde cada uno de los instrumentos de una orquesta se convierte en un personaje, una imagen o una situación normal y al mismo tiempo extraordinaria, dos elementos cotidianos que intercambian sus lugares ordinarios para así sorprendernos.

Instrumentación

Violines

Señoritas cursis de la orquesta, insufribles y pedantes. Sierras del sonido.

Violas

Violines que llegaron ya a la menopausia. Estas solteronas conservan aún bien su voz de media tinta.

Violoncellos

Rumores de mar y de selva. Serenidad. Ojos profundos. Tienen la persuasión y la grandeza de los discursos de Jesús en el desierto.

Contrabajos

Diplodocus de los instrumentos. El día que se decidan a dar su gran berrido, ahuyentarán a los espectadores despavoridos: ahora les vemos oscilar y gruñir satisfechos por las cosquillas que les hacen contrabajistas en la barriga.

Flautín

Hormiguero del sonido.

Flauta

La flauta es el instrumento más nostálgico. ¡Ella que en manos de Pan fue la voz emocionada de la pradera y del bosque, verse ahora en manos de un buen señor gordo o calvo!… Pero aun así, continúa siendo la Princesa de los instrumentos.

Clarinete

Es una flauta hipertrofiada. Algunas veces, el pobre, suena bien.

Oboe

Balido hecho madera. Sus ondas, profundos misterios líricos. El oboe fue hermano gemelo de Verlaine.

Corno inglés

Es el oboe ya maduro, con experiencia. Ha viajado. Su exquisito temperamento se ha tornado más grave, más genial. Así como el oboe tiene 15 años, el corno tiene 30.

Contrafagot

Es el fagot del terreno terciario.

Arpas

Balcones dorados por donde unas señoritas endomingadas asoman sus bustos.

Xilófono

Juegos de niños. Agua de madera. Princesas tejiendo en el jardín rayos de luna.

Trompeta con sordina

Clown de la orquesta. Contorsión, pirueta. Muecas.

Cornos

Ascensión a una cumbre. Salida del sol. Anunciación. ¡Oh! El día que se desenrollen como un “espantasuegras”.

Trombones

Temperamento un poco alemán. Voz profética. Sochantres de vieja catedral con hiedras y veleta mohosa.

Tuba

Dragón legendario. Su vozarrón subterráneo hace temblar de espanto a los demás instrumentos, que se preguntan cuándo llegará el príncipe de bruñida armadura que los libere.

Platillos

Luz hecha añicos.

Triángulo

Tranvía de plata por la orquesta.

Tambor

Truenecillo de bambalina. “Algo” amenazador.

Bombo

Obcecación. Grosería. Bom. Bom. Bom.

Timbal

Odres de aceitunas sonoras.

http://faenaaleph.com/es/articles