Hominis lupo

Hominis lupo

En el siglo XVII Hobbes llegó a la certeza de que el hombre era un lobo para el hombre. No quisiera oír lo que opinaría de él hoy, en que su radio de acción se ha ampliado tanto. El hombre es muchísimo más temible que un lobo, del que siempre se espera el mismo daño reducido a su instinto. Y además es más listo que el mapache, que el mono, que el perro, que el caballo. Es tan listo que corre el riesgo de destruirse a sí mismo. No de uno en uno, suicida individual y comprensible, sino como especie. O sea, que este asunto del homo sapiens puede terminar mal; bueno, puede simplemente terminar. Es curioso que el mayor pánico que sienten hoy los hombres no es a las fuerzas desatadas de la Naturaleza, a las epidemias irremediables o a la miseria: es a los otros hombres. Si miramos a nuestro alrededor, veremos que la gente está asustada por otra gente que tiene más o menos cerca. Más que miedo a la muerte (a cuya idea nos hemos ido acostumbrando), el hombre tiene miedo a la vida junto a los otros hombres. Y acaso sea este sentimiento, transformado en angustia colectiva, el que lo salve: una manera de aviso subconsciente de que todos estamos en peligro a la vez, de que el hombre listísimo es capaz de acabar con la Humanidad, más lista que él quizá.

ANTONIO GALA

http://www.elmundo.es/opinion

Deja un comentario