Caldo De Piedra De Oaxaca (Platillo Prehispánico)

 

La historia del caldo de piedra es remota, no se sabe exactamente en qué tiempo se descubrió. Lo que sí sabe es que es un platillo prehispánico, un platillo totalmente indígena, propio y creación de los antiguos chinantecos. Cabe destacar que la comunidad de San Felipe Usila, nunca fue conquistada en la totalidad como en otras partes de la república mexicana, prueba de ello es que no existen obras coloniales en la región y además hasta la actualidad los indígenas conservan su lengua materna que es el chinanteco. Ni se diga que el típico platillo caldo de piedra fue reservado celosamente por los nativos durante mucho tiempo, pues representa su identidad étnica, cultural, tradicional e historia que es un símbolo de convivencia, unidad, respeto y paz entre los chinantecos y visitantes distinguido. Es por eso que su preparación es en forma colectiva, los hombres se dividen la tarea de pescar, seleccionar las piedras, buscar la leña y hacer la fogata para calentar las piedras al rojo vivo, mismas que a su momento se agregan a la sopa para llevar a cabo la cocción. La llegada gradual de los españoles resultó en la extracción de varios recursos minerales que los chinantecos no los avaluaban. La gente local sabía que la comida era la verdadera fuente de la vida y es por eso que mantuvieron en secreto el caldo de piedra como su tesoro cultural y vital. Así que esta relevante tradición debe mantenerse así con su autenticidad.

El origen del caldo de piedra es totalmente chinanteco y prehispánico de la comunidad de San Felipe Usila, Oaxaca. Así lo relatan los señores ancianos del pueblo. Cuentan que el caldo de piedra se descubre cuando los hombres ven la necesidad de cocinar sus alimentos, esto ocurre después del descubrimiento del maíz (la madre maíz y nosotros sus hijos). Esto ocurrió hace aproximadamente 5000 años a.c.

Diego Rafael Chacón Berumen

Deja un comentario