Esto es un loop: sobre cómo el tiempo es un programa

loop1

 

Tal vez no lo notemos, en medio de un supuestamente indetenible progreso tecnológico, pero el sistema en el que vivimos está hecho para permanecer igual, en un estado de control a través de la reiteración. El poder se repite a sí mismo, su algoritmo se alimenta de lo que hicimos ayer — sólo crea la ilusión del cambio a través de la aparatosidad que nos rodea. Y dentro de esta estructura vivimos muchas veces en loops culturales y en loops de tiempo: un agregado de cosas y estados ya vistos y vividos que van alimentando a la máquina que proyecta sobre nosotros una tela de realidad hecha a partir de esos estados anteriores.

El documentalista Adam Curtis ha escrito un fascinante ensayo para la BBC en el que registra la reciente evolución de lo que llama “las máquinas que congelan el pasado”, que van desde sistemas de monitoreo, vigilancia, marketing y predicción de comportamiento (incluyendo precrimen como en Minority Report). Este sistema acaba siendo una especie de super-refrigerador de diseño de realidades que congela la vitalidad de la creación novedosa, de la inventiva individual y de la otredad futura.

Un ejemplo de esto es el escenario de combate político en el que todo lo que dice alguien está siendo grabado. “Los archivos son enviados todas las noches a oficinas anónimas en Washington donde investigadores sistemáticamente comparan todo lo que dijiste hoy con lo que dijiste en el pasado”, dice Curtis. El sistema busca la evidencia de la contradicción apara atacar. Este patrón de registrar lo que hemos hecho y correlacionarlo con toda nuestra historia para crear un parámetro de control penetra todas las esferas.

A lo largo del mundo occidental nuevos sistemas están surgiendo dedicados a constantemente monitorear y grabar el presente –y luego compararlo con el pasado grabado. El objetivo es descubrir patrones, coincidencias y correlaciones, y a partir de esto encontrar formas de detener el cambio. Mantener las cosas iguales.

No podemos ver bien lo que está pasando porque estos sistemas operan en diferentes áreas –desde el consumismo, hasta la administración de tu propio cuerpo,  la predicción de crímenes futuros o incluso intentando estabilizar el sistema financiero global –así como en la política

 

Screen shot 2014-08-03 at 6.44.16 PM

 

Así funcionan los sistemas de recomendaciones en línea. Amazon por ejemplo dejó de intentar encontrar lo que las personas decían que les gustaba y simplemente empezó a tomar en cuenta todo lo que habían hecho en el pasado. De este historial surgieron patrones que podían predecir lo que una persona compraría en el futuro hasta el punto de que los ejecutivos de Amazon en su momento bromearon que no tenían que mostrar varias recomendaciones: con una sola era suficiente: eso compraría el usuario. Este sistema en cierta forma altamente efectivo es también un formato de realidad muy limitado en el que un usuario nada en único mar de datos, a veces quedándose atorado en la estática de una versión de su propia personalidad cada vez más angosta. “Atorado en el loop sin fin de ti mismo”, dice Curtis.

Más allá de visiones tecnofóbicas, es posible que nuestra extensión tecnológica (solamente una protesis de nuestra mente) esté cumpliendo un impulso histórico embebido en nosotros, en el programa del tiempo mismo. Consideremos el caso de Charles Howard Hinton, quien escribió el libro La Cuarta Dimensión al final siglo 19.  Ahí, como relata Curtis, Hinton escribió que todo lo que ha pasado y lo que pasara ya existe en un espacio 4D. Los humanos, decía Hinton, no se dan cuenta porque no tienen la habilidad de ver este mundo cuatridimensional. Curtis concluye:

El efecto acumulativo del total de los sistemas actuales que almacenan datos del pasado es crear algo como el mundo de Hinton. Todo lo que ya ha pasado está incrementalmente  siendo almacenado en servidores gigantes en lugares como East Wenatchee… Y nunca desaparece. Y este pasado recae sobre el presente –continuamente siendo reproducido para tratar de evitar cualquier cosa peligrosa e impredecible.

http://pijamasurf.com/

Deja un comentario