Todos los políticos de México quieren paliar la pobreza del pobre, pero ninguno quiere sacarlo de pobre, del mismo modo que todos quieren a millones de niños en las escuelas, pero ninguno quiere que aprendan algo en realidad. Esa es la herencia de la revolución al México del siglo XXI: un país pobre e ignorante; el mayor patrimonio para los políticos.

Juan Miguel Zunzunegui

Deja un comentario