Los dispositivos electrónicos y la radio AM desorientan a las aves migratorias

Investigadores dicen que estas señales interrumpen la actividad de las brújulas internas de los pájaros, indispensables para dirigir su vuelo

 
Los dispositivos electrónicos y la radio AM desorientan a las aves migratorias

 
 

Las señales electrónicas y de radio AMtienen un sorprendente efecto sobre las aves migratorias, ya que pueden llegar adesorientarlas. Según una investigación publicada en la revista Nature, estos dispositivos interrumpen la actividad de las brújulas internas de los pájaros nocturnos, indispensables para dirigir su vuelo. El estudio plantea la posibilidad de que las ciudades, repletas de este «ruido» electromagnético creado por el ser humano, tengan importantes efectos en los patrones de migración de las aves.

Muchas aves canoras nocturnas dependen del débil campo magnético de la Tierra para orientarse, pero hasta ahora, había pocas evidencias de que la radiación electromagnética creada por los seres humanos afectara al sistema sensorial de estos animales.

Los dispositivos electrónicos y la radio AM desorientan a las aves migratorias

 
 

El biólogo Henrik Mouritsen y su equipo han demostrado que las señales de radio AM y de equipos electrónicos interrumpen la brújula interna de los petirrojos europeos(Erithacus rubecula). En el experimento, realizado en la Universidad de Oldenburg, una ciudad alemana de 160.000 habitantes, mantuvieron a los pájaros dentro de cabañas de madera, un procedimiento estándar que permite a los investigadores estudiar la navegación magnética mientras se aseguran de que las aves no están recibiendo señales procedentes del Sol o las estrellas. Pero se encontraron con que las aves no podían orientarse en la dirección migratoria adecuada.

Entonces, Mouritse decidió cubrir las chozas con placas de aluminio para eliminar el ruido electromagnético en frecuencias que van desde 50 kilohercios de 5 megahercios, lo que incluye el rango utilizado para las transmisiones de radio AM. En esas condiciones, las aves sí fueron capaces de orientarse.

Antes de compartir sus resultados, el equipo pasó siete años realizando pruebas de doble ciego replicadas de manera independiente por diferentes generaciones de estudiantes . «Queríamos asegurarnos de que realmente podíamos documentar que lo que estábamos viendo era real», dice Mouritsen a Nature.

Los resultados plantean que la actividad humana y la vida en las ciudades podrían estar modificando de alguna forma la migración de las aves y, por lo tanto, su supervivencia.

http://www.abc.es/ciencia

Deja un comentario