RIP en RED

Raul Sanchez Quiles  La noche se convirtió en día y el día en noche, los minutos se empastaron con las horas y el tiempo se detuvo. Frente a la pantalla, fuiste perdiendo fuerza hasta que no pudiste comer ni levantarte. Te lo hacías todo encima y encima del teclado dormías. No hizo falta que tu cuerpo desprendiera el olor de la putrefacción, los bomberos echaron la puerta abajo exactamente al tercer día de tu muerte. Nadie te echó físicamente de menos, pero 1.000 personas se temieron lo peor cuando tu magnífico blog dejó de actualizarse.

Raúl Sánchez Quiles

Mar de Pirañas. Edición de Fernando Valls. Menoscuarto ediciones.2012

http://www.uncuentoaldia.es/

Deja un comentario