El misterio de los cangrejos samuráis

Por: Isidoro Merino

Como ya sabréis por Doodle de hoy en Google, hoy se cumplen cien años del nacimiento del psicoanalista suizo Hermann Rorschach, el inventor del test que te dice cómo eres según las cosas que ves en unas manchas de tinta. O en el caparazón de los cangrejos. Pero vayamos por partes.

Sc168337
El 25 de abril de 1185, en la hora de la serpiente (entre las 9 y las 11 de la mañana), la flota del clan samurái de los Genji, liderada por Minamoto no Yoshitsune, y la de los Taira (o Heike) se enfrentaron en los estrechos deDan-no-ura (Shimoneseki), entre las islas en Honsu Kyushu, en el mar interior de Japón.

256px-Ageha-cho.svg

Favorecidos por los vientos y la marea, las fuerzas Minamoto aplastaron a la flota Heike, en la que también viajaba el emperador Antoku,  de siete años, junto con toda su corte.

Emperor_Antoku

Al presentir la derrota, la abuela del emperador Antoku tomó al niño en sus brazos y se arrojó al mar. Los  valerosos guerreros Heikey  su líderTomomori siguieron su ejemplo y saltaron por la borda de sus barcos;  como las armaduras pesan, se ahogaron todos.

The_ghost_of_Taira_Tomomori

Según el Heike Monogatari (la épica del clan Heike), el espíritu de estos samuráis vive aún en las profundidades del mar interior de Japón, encarnado en una especie de cangrejo local  (Heikea japonica) cuyo caparazón semeja el fiero rostro de un guerrero japonés.

Heike-Crabs-of-Dan-n-ura-Bay

“¿Cómo se consigue que el rostro de un guerrero quede grabado en el caparazón de un cangrejo?”, se preguntaba  Carl Sagan en un episodio de su serie de televisión Cosmos.  Según Sagan, el curioso fenómeno es fruto de cientos de años de selección natural: durante generaciones, los pescadores de la zona habrían evitado comer aquellos cangrejos con mayor semejanza a una cara humana, devolviéndolos al mar.

Rorschach_blot_04

La cara en los caparazones es también un ejemplo de pareidolia, el fenómeno psicológico por medio del cual la mente tiende a formar imágenes reconocibles a partir de un estímulo vago y aleatorio, como ocurre con las manchas de tinta del test de Rorschach.  O como la cara de Chávez que se le apareció a Maduro en el metro de Caracas.

Y a ti, ¿se te aparece la Virgen en el pan?

(*) La batalla naval de Dan-no-ura   puso fin  a una guerra de cinco años entre los clanes Fujiwara, Minamoto y Heike por el control del poder en el Japón del siglo XII, y marca el final del periodo clásico (Heian, 794-1185),  y el inicio del periodo feudal o Kamakura (1185-1333). En 1192, Minamoto no Yorimoto asumió el título de shogún (generalísimo) y estableció su capital en Kamakura, al sur de Tokio, desplazando Heian-Kyo (Kioto) como centro de poder.

Para saber más sobre los cangrejos samurái os invito a leer este interesante artículo de Héctor T. Arita, de la universidad autónoma de México,

http://blogs.elpais.com/viajero-astut

 

Deja un comentario