El milagro de San Miguel de Allende lo hicieron los gringos

El milagro de San Miguel de Allende lo hicieron los gringos

La ciudad es limpia y ordenada.

Las casas son impecables. Las puertas son perfectas, están barnizadas y remozadas. Las ventanas tienen mantenimiento. Las molduras, las cornisas, los pilares, los balcones, las banquetas, todo tiene una atención permanente en San Miguel de Allende.

Por eso ganó el reconocimiento de la revista Condé Nast Traveler en Nueva York.

Su clima es agradable. No hace frío, ni hace calor. Todo el año es un lugar apropiado para caminar y pasear.

Sus restaurantes son de primera calidad. Hay comida internacional con excelentes chefs. Y no necesariamente los precios son muy caros.

Sus hoteles son de categoría especial. San Miguel de Allende tiene 17 hoteles boutique de gran turismo (León no tiene ni uno, Guanajuato tiene 3 ó 4). Ahí está el hotel Rosewood, el Matilda, el Casa Sierra Nevada, hoteles con un servicio de clase mundial.

Hay una gran variedad de spas, tiendas de ropa exclusiva, casas de antigüedades y tiendas de artesanías de gran calidad.

Sus festivales culturales son maravillosos. Ahí se hace el Festival de la Calaca, el Festival Internacional de Cine, y conciertos de música todo el año. Hay galerías de arte (opera una casa de subastas de arte de Sotheby´s). Y en sus espacios culturales hay obras valiosas de pintores nacionales e internacionales.

Por si no fuera suficiente, ahora San Miguel de Allende tiene la ruta del vino (están recuperando esa vocación histórica) y tiene la zona arqueológica de Cañada de la Virgen, una edificación prehispánica de un gran valor estético e histórico.

Es una joya colonial. Una ciudad que conserva la tranquilidad de un pueblo pero que tiene la actividad cultural y económica de una gran ciudad.

San Miguel de Allende fue distinguida como la mejor ciudad para visitar, una categoría que no ha ganado nadie en México. Ni los grandes destinos de playa, son tan reconocidos. San Miguel no necesita playa para ser especial. Es un pueblo con encanto que consiguió su máximo nivel con la aportación de los norteamericanos. Hay varias asociaciones civiles que ayudan al desarrollo del pueblo. Hay una asociación anti graffiti, hay varias fundaciones que apoyan la cultura y rescatan las fincas históricas, muchas de ellas operadas por los norteamericanos.

El gran milagro de San Miguel, es en parte obra de los gringos, pero también de los mexicanos. Las autoridades han realizado un trabajo muy cercano a las organizaciones. Y hay un interés general por mejorar el pueblo. San Miguel de Allende pone la muestra. Es un orgullo local. Es la prueba de que se pueden hacer maravillas en Guanajuato.

http://www.milenio.com/firmas/pablo_cesar_carrillo

Deja un comentario