El Altar de muertos

El Altar de muertos

La ofrenda que se presenta los días primero y dos de noviembre constituye un homenaje a un visitante distinguido, pues el pueblo cree sinceramente que el difunto a quien se dedica habrá de venir de ultratumba a disfrutarla.

Se compone, entre otras cosas, del típico pan de muerto, calabaza en tacha y platillos de la culinaria mexicana que en vida fueron de la preferencia del difunto. Para hacerla más grata se emplean también ornatos como las flores, papel picado, velas amarillas, calaveras de azúcar, los sahumadores en los que se quema el copal .

Aquí los elementos y significados de un altar de muertos:

  • Farol o estrella de luz. Para que los difuntos encuentren su hogar.

  • Papel picado de colores.  Unión entre la vida y la muerte.

  • Banquete. Para celebrar la llegada de las ánimas se ofrecen los platillos favoritos del difunto, puede incluir alcohol, cigarros y dulces.

  • Incienso o copal. Aleja a los malos espíritus.

  • Plato con sal. Purifica el alma y evita que se corrompa.

  • Cruz de cal en el piso. Representa los cuatro puntos cardinales.

  • Camino de flores de la puerta al altar. Guía el camino de las almas a la ofrenda.

  • Juguetes. Para que se diviertan los niños difuntos.

  • Velas y veladoras. Ascensión del espíritu, símbolo de amor que guía a las almas al altar.

  • Objetos personales del difunto. Pueden ser fotos u objetos que utilizaban.

  • Comida típica.  Arroz, mole, calabaza, frutas de temporada (naranja, cañas, tejocotes, jícamas, mandarinas).

  • Vaso de agua. Para mitigar la sed de las almas y fortalecerlo para su regreso.

  • Pan de muerto. Representa la generosidad de quien lo recibe y el regalo de la tierra misma.

  • Flores. Las flores blancas representan el cielo, las amarillas (zempoaxóchitl) guía a los espíritus a este mundo y las moradas representan el luto.

  • Calaveritas de azúcar. Representan a los difuntos de la familia.

Deja un comentario