Dr Dog: fascinante cruce del pop y el folk

Por: Fernando Navarro

Drdogindex

No es la primera vez que visitan esta ruta norteamericana. Dr Dog ya sorprendieron hace cinco años con la publicación de Fateun álbum que se recogió entre lo mejor del 2008 para este blog. Entonces, ya venían pisando fuerte y no han dejado de hacerlo hasta nuestros días, aunque de una forma algo irregular. Pero, amigos, su último trabajo guarda verdaderas joyas de pop-folk, dignas de escuchas compulsivas.

Porque B-Room, el octavo álbum de la banda de Filadelfia, podría hacerse pasar por un hipotético disco americano de The Beatles. Situemos mejor el tiro. En puntos álgidos como en The TruthLove o Nellie, uno no sabe si está escuchando a The Beach Boys en un día de parranda en una granja de Woodstock o si se oye a los chicos de The Band dejándose conquistar por la seducción de la soleada California. Se cruzan las sensaciones, florecen las melodías, conquistan la belleza y la pureza de composiciones pop con un extraño aroma folk a veces, rock en otras tantas.

Se dieron a conocer como teloneros de Wilco en Estados Unidos. También Jim James deMy Morning Jacket, The Raconteurs o The Strokes se llevaron de gira a este quinteto que tiene un interesante pulso entre tradición y experimentación, como se puede comprobar en canciones como Broken Heart de su último disco.

De hecho, en B-Room, asombra la conjunción de estilos pero también el brillo de un álbum que se antoja como el mejor del grupo, que ya demostró su calidad en Fate Shame Shame. Sin tanta repercusión como Fleet Foxes o Mumford & SonsDr. Dog se ganan su puesto en la primera línea de batalla de la última generación de puntales de la americana más exquisita, junto con My Morning Jacket, The Avett Brothers, Band of Horses, The National o Dawes.

Se hace muy difícil escapar de canciones tan abrumadoras en su concepción pop comoLove, posiblemente la mejor de un disco con varias delicias. Este escribiente lleva semanas dando vueltas en su brillante estribillo, en esta canción excelente, con su armonía vocal y su traqueteo de guitarras, que remite a los grandes clásicos del pop-rock de toda la vida. Cuando te conquista de esta forma, solo tiene un nombre: fascinante. Y servidor reconoce su fascinación por las recetas musicales que ofrecen Dr. Dog.

http://blogs.elpais.com/ruta-norteamericana/2013

Deja un comentario