Viajeros mentales y otros relatos orales

Viajes, elefantes, negritud. Lo que sigue son los textos ganadores del concurso de microrelatos Purorelato organizado recientemente por Casa África.

Viajeros mentales y otros relatos orales

María del Mar Horno García se llevó el primer premio. El segundo corresponde a un texto sobre amigos imaginarios en Nairobi firmado por el salmantino Isidro Catela Marcos, y el tercero, a un cuento hipercorto escrito por el autor colombiano que firma con el seudónimo Sambualich (que en realidad es Santiago Trujillo). La institución, nos cuenta, que recibieron casi 800 textos escritos en cuatro idiomas que procedían de todo el globo, Emiratos Árabes, Antigua y Barbuda, Australia, Kenia, Sudáfrica o Costa de Marfil…

El ganador es un texto lírico en el que se unen realismo mágico y tradición oral. Habla del poder de los viajes para abrir la mente. El segundo premio corresponde al salmantino residente en Madrid Isidro Catela Marcos con una pequeña fábula surrealista y deliciosa que muestra que no existe un discurso único sobre las Áfricas y que protagoniza un ciclista en Nairobi. El tercer premio va para Colombia y Sambualich, con un texto hiperbreve y muy evocativo denominado Revelación; se desarrolla en una pista de baile.


Primer premio: María del Mar Horno García, Jaén

EL VIAJERO

“Viajar abre la mente. Por eso el abuelo tenía un agujero en la cabeza de considerable tamaño. Muchas veces era divertido porque de él huían cebras a la carrera, algún lemur o una cría de elefante. Los niños siempre remoloneaban a su alrededor esperando que saltara de su mollera abierta cualquier sorpresa. Otras veces era muy fastidioso. Por ejemplo, cuando emergían sonidos estridentes de alguna gran ciudad o asomaba la punta del Kilimanjaro y teníamos que llamar a la grúa para sacar la gigantesca mole. Un día comenzó a brotarle agua en cascada y arrastró todos los muebles varias leguas, dejando en el jardín una canoa varada. En cierta ocasión, salió, no sin esfuerzo, una familia somalí con la que intercambiamos costumbres y saberes. Incluso, el pequeño Kalí se quedó con nosotros algunos años. Cuando el viejo, por fin, emprendió su último viaje, le pusimos su trasnochado traje de aventurero y le colocamos en una pira que ardió lentamente. Y mientras el humo ascendía, se alejaron también libertad, tolerancia, respeto, sueños. Como aves migratorias. Y de nuevo se abotonó nuestro pequeño ojal de las utopías”.

Photo2

Segundo premio: Isidro Catalá Marcos, Madrid

LA VIDA VERDE DE LOS ELEFANTES

“Durante treinta años, he recorrido en bicicleta las cuestas de las calles de Nairobi. Todos los días, de la favela a la plaza, de la plaza al mercado. La gente, con su alegre lentitud, me ha saludado siempre. Sólo a mí, aunque nunca fuera solo. Al principio, rodaba en tándem con un guepardo perfecto. En los trechos cortos, alcanzábamos los ciento veinte kilómetros por hora. Llevábamos a tiempo las tilapias, las verduras, el cardamomo, la carne, el cilantro. Nadie lo veía, pero iba a mi lado. A veces le daba un pedazo de cebra como recompensa. Inseparables. Después, con el tiempo, nos fuimos distanciando. Mis piernas no le acompañaban y no me parecía justo que él hiciera todo el trabajo. Aparqué la bicicleta, le di un abrazo y nos despedimos para siempre. Ahora ya no subo al mercado. Paso las mañanas al sol. Por las tardes, me pongo la única chaqueta que tengo y paseo por Parklands, el barrio inglés. Hace días que le sigo la pista a un nuevo amigo. Es enorme. Estoy seguro de que vive allí. Tal vez quisiera subirse a la bicicleta, sin obligaciones. Podríamos huir de la vida gris. Podríamos compartir los bulbos y las hierbas verdísimas que me quedan en la cesta. La gente me seguiría saludando únicamente a mí. La mayoría, con la misma alegría; con mayor lentitud, si cabe. Otros, con una pizca de distancia, preguntándose por la secreta razón de una soledad tan bien llevada”.

Tercer premio: Sambualich, Colombia.

REVELACIÓN

“A los treinta y cinco años, en la pista de baile, se vino a dar cuenta de que era negra”.

OTROS RELATOS

ZARPAZO, de Julia Rita (Trelew, Argentina)

“Acecha el león en la espesura. Cimbrear de túnica y ánfora en el camino de la sed. Salto. Abrazo filoso. Rojo sobre blanco. Y el párpado abierto del espanto comprende tarde que la peligrosidad del río no está en el agua”.

EL DICTADOR AFRICANO, de Edweine Loureiro da Silva (Sōka, Japón)

“― ¿Un sistema revolucionario? ¿Y de lectura? – le preguntó, asustado, el comandante de la nación a la profesora de método Braille”.

HUELGA GENERAL EN NAMIBIA, de José Agustín (Alicante, España)

“La lagartija angoleña de la pérgola toma hojarasca antidepresiva por prescripción de la polilla botswanesa desde que el señorito sudafricano le perdonara la vida a cambio de flexibilizar sus condiciones existenciales. Por eso, los bichos anarcosindicalistas que moran en el latifundio namibio (grillos con cláusulas de cri-cri a destajo, alacranes becarios, tijeretas prejubiladas, pulgas a prueba, cigarras soprano con contrato mercantil, termitas hasta fin de obra, culebras inmigrantes sin permiso de extranjería) se deslizan bajo la camiseta del joven terrateniente entonando zumbidos revolucionarios, desplegando alas reivindicativas, extendiendo sus trompas telescópicas, lubricando las mandíbulas, ungiendo sus colas lacerantes, presurosos por infringirle el típico piquete informativo”.

Purorelato nació con el objetivo de incentivar la creación literaria sobre África y mostrar sus distintas realidades, siempre desde la perspectiva del acercamiento real al continente y el alejamiento de estereotipos y clichés. La convocatoria arrancó el 1 de abril y finalizó el 1 de julio.

En el jurado participaron escritores como Antonio Lozano y Eduvigis Hernández y especialistas en literatura africana como Manuel Serrat y Johari Gautier Carmona. La obra ganadora recibe un premio de 500 euros. El segundo y tercer premio obtienen un bono regalo de 100 euros cada uno patrocinado por la Librería Canaima para su tienda on line. Todos los premiados reciben, además, un lote de publicaciones editadas en la Colección de Literatura de Casa África. Casa África publicará un libro digital con los 50 mejores microrrelatos que se han presentado a este concurso, que se unirán a los enviados por escritores de reconocido prestigio como Justo Bolekia y Berbel.

comunicacioncasafrica@casafrica.eswww.casafrica.es

Fotografías de Mozambique y Kenia, de L.H.M.

http://blogs.elpais.com/africa-no-es-un-pais

Deja un comentario