El uno, el dos… y el tres

El uno, el dos... y el tres

El famoso modelo que convirtió a Real Madrid en la organización deportiva con más ingresos en la historia y hasta hace poco, el mejor club del siglo XX, no solo fue puesto en evidencia internacionalmente por el Barça, ahora también localmente, está siendo superado por Atlético de Madrid: el equipo ribereño que vivía por los rincones de la ciudad y que desde la corte se jactaban en usar como bufón. Pero entre 2009 y 2013 ese Atlético levantó dos veces la Europa League, dos ves la Supercopa de Europa y una Copa del Rey en el Bernabéu; que en los mismos años vio una Liga, una Copa y una Supercopa de España. Sin embargo, el saldo que mejor explica el éxito y fracaso de ambos modelos no es ese, sino el hecho que el Atlético alcanzara esos 5 títulos aun vendiendo cada año a su máxima figura: Forlán, Kun Agüero, De Gea, Diego y Falcao, mientras al otro lado del Manzanares el desfile de jugadores es catalogado como el gasto más grande del futbol universal: 830 millones en 5 años. Durante ese lustro se reprodujo también una comunidad impropia de la cultura de Real Madrid; a la luz de Facebook, Twitter, los medios online, los millones de Florentino, el mesianismo de Mourinho y los bíceps de Cristiano, nació el “Neomadridismo”, un grupo de choque digital cuyos miembros no identificados con pilares del club son incapaces de reconocer los triunfos ajenos, respetar al rival, rescatar a Casillas, su viejo capitán, o confundir las lanzas de los blasones madridistas con empuñaduras de guerra. La reiterada crisis del Madrid no es deportiva, mucho menos económica, es social. Mientras Barça y ahora Atlético triunfan defendiendo más que nunca sus principios fundadores cantera y barrio, el Madrid fracasa con el suyo: el dinero.

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo/http://www.milenio.com

Deja un comentario