El triste final de BlackBerry

El triste final de BlackBerry

He sido fan de BlackBerry durante varios años (de hecho parte de este artículo lo estoy escribiendo en uno de sus smartphones), por lo que la noticia de este lunes sobre la posible venta de la empresa, la cual podría involucrar la descontinuación de su línea de smartphones, tiene un componente personal. Y pese a que me da pena el desenlace, debo reconocer que no me sorprende.

El rápido ascenso y vertiginoso descenso de BlackBerry no es inusual para una empresa de tecnología. Aún así, la magnitud del descalabro es de llamar la atención. Al incorporar email y un teclado a sus teléfonos, BlackBerry fue pionero en la fusión de las computadoras y los celulares. En pleno auge, hace apenas cuatro años, la empresa llegó a tener más de la mitad del mercado de smartphones en Estados Unidos.

¿Qué pasó? ¿Por qué el derrumbe? Una palabra: iPhone. Con la introducción del iPhone, Apple vino a revolucionar el mercado de smartphones. A partir de entonces BlackBerry ha estado en caída libre.

BlackBerry simplemente no supo reaccionar. Mientras que Samsung y otros lograron adaptarse a la nueva realidad tecnológica impuesta por Apple, BlackBerry se quedó atrás. Sus nuevos teléfonos no ofrecieron los avances que los consumidores buscaban y por lo mismo fue perdiendo cuota de mercado para ubicarse hoy en menos de 4%.

Como era de esperarse, la situación financiera de la empresa siguió su desempeño operativo. De llegar a valer 83 mil millones de dólares en 2008, actualmente BlackBerry vale menos de 5 mil millones. Durante el último trimestre perdió cerca de mil millones. Apenas la semana pasada anunció el despido de 40% de su fuerza laboral.

¿Qué moralejas podemos sacar de la historia de BlackBerry? Una es que los negocios de tecnología son muy riesgosos. Un día pueden estar en el cielo y otro en el suelo. Nokia, otro gigante de la telefonía celular, se vendió hace unas semanas a Microsoft por 7.2 mil millones de dólares, una migaja de los más de 200 mil millones de dólares que llegó a valer en su apogeo. Otra moraleja es la necesidad de actuar rápido. Perder tiempo en cualquier negocio es peligroso; en uno tecnológico puede ser fatal.

Se venda o no BlackBerry en el corto plazo, la mayoría de los analistas anticipan que la empresa pronto dejará de fabricar smartphones para enfocarse a explotar sus patentes y ofrecer otros servicios como su popular, aunque cada vez menos utilizado, BlackBerry Messenger. En cuanto a mi querida Blackberry, me temo que pronto tendré que canjearla por un iPhone.

Julio Serrano/http://www.milenio.com

Deja un comentario