El Cristo negro baleado por un policía militar

Por: Juan Arias

Cristo fusiladoEl diseño de Cristo baleado por un policía militar llega a los juzgados y crea polémica. La viñeta es de Carlos Latuff, conocido por su trabajo gráficos de crítica política

El diseño está en la pared del juez Joâo Batista Damasceno del Tribunal de Justicia de Río y el diputado del Estado de Río, Flabio Bolsonaro, hijo del diputado federalJair Bolsonaro, conocido por sus posturas derechistas, se unió a los policías militares y propuso una acción judicial contra Damasceno y exigió una indemnización a Latuff de 28.000 reales. Al mismo tiempo que fue exigido que el cuadro fuese retirado del despacho del magistrado.

Según Bolsonaro, el diseño “retrata una escena de cuño difamatorio no sólo a la institución de la Policía Militar sino a su propia honra objetiva y sujetiva”. Comenta también que la imagen del Cristo negro baleado por el policía estaba en el local de la audiencia pública “realizada bajo pretexto de desmilitarización de la política de seguridad”.

En el cuadro aparece la imagen de un militar disparando un arma de fuego contra un hombre negro clavado en una cruz haciendo alusión a Jesús Crucificado. Según Bolosnaro, la imagen hace pensar que todos los policías militares son personas que “visten el uniforme para cometer los crímenes más perversos contra la humanidad, en referencia, aunque indirecta a la muerte de Jesucristo”.

La cosa no ha quedado ahí y, según Latuff ,el juez Damasceno ya ha recibido incluso amenazas de muerte por tener colgado en su despacho la imagen del Cristo negro al que dispara un policía.

Para el juez amenazado, el diseño no posee un tono religioso, evoca apenas, dice, “la violencia de Estado contra el pueblo a lo largo de la historia, y la política de seguridad de seguridad pública militarizada tiene como blanco a los pobres y excluidos, enemigos eternos sujetos al exterminio”.

El cuadro ha acabado siendo subastado y el resultado de la subasta será entregado a la familia de Amarildo, el peón de albañil desaparecido después de haber sido llevado a una comisaría de la policía.

Amarildo se ha convertido en un símbolo de la violencia gratuita de esa parte de la policía militar que en las favelas acaba estrechando lazos de conveniencia con los traficantes de droga a los que debería perseguir.

Aunque el magistrado dice que el hombre negro baleado no tiene un fondo religioso, sí lo tiene. Ese negro representa a los ciudadanos que viven en las favelas la tragedia de la violencia cotidiana y que son negros en un 90%.

Nadie mejor para representar la violencia de Cristo en el calvario que esos miles de desaparecidos cada día ante el silencio del Estado y que son otros tantos crucificados inocentes a los márgenes de la sociedad del bienestar.

Violencia policial en las favelas

http://blogs.elpais.com/vientos-de-brasil

Deja un comentario