La sensualidad nos quería persuadir de que estábamos enamorados, pero la razón se resistía al engaño. Entonces la fantasía brindó su oportuna ayuda.

Arthur Schnitzler

www.facebook.com/pages/Sangre-en-las-venas

Deja un comentario