Las Tres Batallas De Puebla

Juan Miguel Zunzunegui

 Las Tres Batallas De Puebla

En un país donde la historia se reinventa para moldear héroes y villanos según las necesidades del régimen, y se escribe como verdad absoluta en un libro de texto gratuito y obligatorio con el que se adoctrina a la inmensa mayoría de la población, todos conocemos el efímero triunfo del 5 de mayo y la falsa victoria contra el invasor, pero casi nadie conoce la historia completa; la historia no contada de las tres batallas de Puebla.

En un país donde la historia se enseña dogmáticamente y el sistema de educación no enseña a pensar, sino a repetir, casi nadie se cuestiona por qué, si supuestamente ganamos contra los franceses en la Batalla de Puebla, la bandera francesa ondeaba once meses después en la Ciudad de México y nuestro país estaba dominado por las tropas de Napoleón III. La cuestión es simple, no hay nada que festejar el 5 de mayo, se ganó una batalla pero no la guerra.

La primera batalla de Puebla se llevó a cabo el 5 de mayo de 1862 contra las tropas francesas que avanzaban desde Córdoba hacia la Ciudad de México. Fue una avanzada del ejército francés, recibidos por el ejército de los Zacapoaxtlas, que efectivamente vencieron a la avanzada francesa y los obligaron a replegarse a Córdoba. Un verdadero triunfo hubiera significado ir tras ellos y hacerlos volver hasta el mar; en vez de eso, una vez que las tropas invasoras huyeron, las tropas nacionales suspendieron el ataque, por orden, por cierto, de Ignacio Zaragoza; el general que no supo, quiso o pudo consolidar el triunfo, el general que desde una casa de campaña y en una mesa de estrategia cantó la retirada, a pesar del empeño de continuar el ataque por parte del general de brigada que comandó a las tropas del 5 de mayo en el campo de batalla: Porfirio Díaz.

Las tropas invasoras se replegaron, se reagruparon, se recuperaron y se triplicaron. Una vez hecho todo esto, volvieron al ataque y se enfrentaron de nuevo al ejército mexicano en la segunda batalla de Puebla, esa de la que no hablan ni media palabra los libros de historia por una razón muy simple; porque se perdió. En marzo de 1863 los franceses marcharon sobre Puebla, tomaron la ciudad y siguieron su avance hasta la capital, que fue tomada el 7 de julio de 1863.

Esta ocupación francesa dio lugar al corto Imperio de Maximiliano, quien aceptó el “Trono de Moctezuma” el 10 de abril de 1864. Los pormenores del austriaco y su imperio son otra historia digna de otro artículo; bástenos recordar que en marzo de 1866, tras apenas dos años de gobierno, Maximiliano perdió el apoyo de Napoleón III, quién mandó que sus tropas se fueran retirando del país y selló con ello la suerte del emperador. Juárez permanecía en la frontera con su gobierno republicano, y dos generales mexicanos comenzaron la reconquista del territorio, Mariano Escobedo al norte y Porfirio Díaz al sur.

Para marzo de 1867 el Imperio sólo controlaba Querétaro, donde habían instalado la capital, más Puebla y la Ciudad de México. Mariano Escobedo tomó Querétaro, mientras por otro lado se llevó a cabo la tercera batalla de Puebla; el 2 de abril de 1867 Porfirio Díaz derrotó a los franceses, los expulsó de la ciudad y los replegó hasta el Golfo de México. Después de eso, marchó sobre la Ciudad de México, donde derrotó a las últimas tropas enemigas, perdonó a los franceses y fusiló a los mexicanos traidores. El 15 de julio de 1867, el triunfante Díaz licenció a sus tropas y entregó la capital al presidente Benito Juárez.

¿Por qué nuestra historia ignora los triunfos de Díaz y las otras dos batallas de Puebla? Simplemente porque nuestro discurso histórico hizo de Juárez un héroe y de Díaz un tirano, y al maniqueo estilo de nuestra historia; los buenos son absolutamente buenos y los malos absolutamente malos. Es imposible entonces hablar de los aspectos negativos de Juárez, tema de otro artículo; y es prohibido hablar de los hechos heroicos de Díaz, como su participación en la primera Batalla de Puebla, donde todo el crédito se lo queda Ignacio Zaragoza, sus más de 30 batallas victoriosas contra los franceses; y mucho menos de su apabullante triunfo en la tercera batalla de Puebla, de la que poco cuentan nuestros libros pero que fue vital para el restablecimiento de la República.

Poco ganamos los mexicanos el 5 de mayo de 1862 en Puebla; un efímero laurel que, debido a la desunión del pueblo, no cristalizó y se convirtió en derrota y conquista. Mucho ganamos en la olvidada fecha del 2 de abril de 1867, cuando un olvidado y denostado héroe derrotó a los invasores del país. Independientemente de aquellos hechos del pasado; el mexicano de hoy sigue quizás tan desunido como en aquella intervención francesa o como en la tan mentada invasión gringa. En el siglo XXI somos aún incapaces de construir puentes para dialogar…, pero para vagar ni se diga. Una semana de trabajo derrochada en honor de una batalla perdida.

Fuente: http://www.lacavernadezunzu.com

Deja un comentario