Hasta siempre, Mourinho

Hasta siempre, Mourinho

Fracaso. Con mayúsculas. Sin Champions, sin Liga y sin Copa. No hay peros. Ni árbitros. Ni Clos. Ni Stark. Ni Unicef. Ni Guardiola. Ni Villar. Ni Platini. Ni Tito. Ni Casillas. Ni Pepe. Ni periodistas. Ni nada. No hay excusa ninguna. La temporada del Real Madrid ha sido un rotundo fracaso y la era Mourinho no sólo ha sido un descalabro, ha sido peor que inyectarte amoniaco por los oídos. Una tortura para todos: jugadores, directivos, afición, medios de comunicación y equipos rivales. Un trienio del que, lo peor de todo, es que no sabemos los años que dejará de miserias y dolor en la entidad madridista. El paso del portugués por el banquillo del Real Madrid ha sido un tsunami tan destructivo que se tardará semanas y meses en valorar todos los daños producidos y años en reconstruir toda la tierra arrasada. Tremendo. Devastador.

Ni la Liga de los récords: 100 puntos y 121 goles; ni la Copa del Rey ganada al Barcelona. El título más grande de los últimos tres años en el Real Madrid se logrará esta semana y será el anuncio de la marcha de Mourinho. De hecho no sé por qué ayer quitaron las vallas de Cibeles. No hay mayor celebración en los últimos 36 meses que su salida del club. Creo que el Real Madrid debería preparar no sólo el autobús descapotable de los jugadores, sino varias decenas más y montar en ellos a los miles de aficionados madridistas que han soportado en su camiseta blanca e impoluta la mayor mancha de la historia del Real Madrid.

Mourinho, ganó la Champions con el Inter en mayo de 2010. Hasta entonces, sí, era una ‘mosca cojonera’ como personaje, pero era un gran entrenador de fútbol recaudador de títulos. Así que se aceptaba mosca como insecto de compañía. Hoy, en mayo de 2013, Mourinho es un mal entrenador de fútbol, que ha dejado de ganar títulos y que de ‘mosca cojonera’ ha pasado a meter dedos en el ojo de entrenadores rivales, a esperar en parkings a árbitros cual macarra cualquiera, y a pisotear y reírse de la historia del mejor club del siglo XX. Hasta siempre, Mourinho.

/abc.es

Deja un comentario