A pedales, guey

Por: Pablo León | 30 de abril de 2013

Día de los muertos en bici. Foto de Bicitekas

“Aire, aire, para respirar

Que me estas matando y no lo quieres aceptar

Aire, aire, para respirar

Gira en esa rueda que esto tiene que avanzar”

Esta tonadilla, con ritmo salsero, ha sido una de las estrategias de lucha de un colectivo mexicano para reivindicar el uso de la bicicleta. Ante los problemas de contaminación y de movilidad de la capital del país norteamericano -la polución afecta a 74 millones de personas y representó un coste del 4,4% del PIB en 2009, según datos oficiales-, un grupo de artistas decidió lanzar el hit Hazla de Tos: una canción cuya letra invita a reflexionar sobre la manera en la que se mueven los mexicanos. No es la única muestra de activismo sui generis. El año pasado, un grupo de personas decidió pintar su propio carril bici en medio de la ciudad y el movimiento estudiantil #Yosoy132, que nació en mayo del 2012 demandando una democratización de los medios de comunicación, se ha consolidado como una plataforma reivindicativa que clama por mejoras para jóvenes y universitarios del país. En México nadie se quiere callar.

La idea de hablar sobre movilidad con una canción se le ocurrió a un grupo de músicos de diversas formaciones: Dr Shenka, cantante del popular grupo de ska Panteón Rococó; Roco Pachukote, que fue vocalista de La Maldita Vecindad; el compositor Leo Soqui, músico de Lila Downs, y Gerardo Pimentel, alias El Zopi, voz y bajista de la banda de reggae Rastrillos. “Como sociedad estamos pasmados ante el tema del narco. La mayoría de la población no se moviliza por el miedo. Por una parte está la increíble crueldad de los carteles; por otro, una profunda desconfianza en las instituciones. El narco no hubiera crecido sin la corrupción gubernamental. La gente optaba por mirar para otro lado, pero los jóvenes no quieren resignarse y se mueven”, resume Zopi la emergencia de movimientos sociales en el país.

En este contexto de agitación, en el que se unen reivindicaciones feministas, LGTB o de protección animal, surge el ciclismo urbano. Pedalear en México D.F, la tercera urbe del mundo que atrae a sus calles a más de 20 millones de personas y por la que circulan unos 5 millones de coches, no es cosa fácil. El movimiento ciclista surgió en los ochenta con la agrupación Pueblo Bicicletero. Decayó y, una década después, reapareció de una manera más organizada y politizada con el nombre de Bicitekas. “Se trata de una escuela de ciclismo urbano que nutre a los colectivos que existen actualmente en el DF y se ha converitido en una referencia para el resto del país”, apunta Zopi.Ecobici Good

Desde Guadalajara hasta Jalisco, no hay estado que carezca de agrupación ciclista; sus rodadas (paseos reivindicativos) llegan a concentrar a 5.000 personas. Los motivos por los que pedalean son variados. Algunos por el medio ambiente; otros por los problemas de contaminación y de salud pública relacionados con la obesidad y los más urbanistas, por el modelo de ciudad que se ha estado creando. La moda también ha favorecido la creación de nuevas organizaciones que vinculan la bici con el teatro, el cine, la fotografía, la salsa, elbicigourmet, o el coleccionismo vintageLa bicicleta trasciende la movilidad, se relaciona con la libertad y se ha instalado en el lenguaje de la cultura.

El movimiento, repleto de aristas, se canaliza en política a través de Bicired, una organización ciudadana que fomenta el encuentro y la reflexión, que, además, ejerce comolobby ante el Gobierno. “El impulso al ciclismo llega claramente desde 2006 con Marcelo Ebrard (PRD, izquierda) al frente del Ayuntamiento y la creación de Ecobici, el sistema público de bicicletas”, sentencia Zopi. “Mucha gente ha visto cómo su modo de vida se ha transformado gracias al uso de la bicicleta”, reconocía Martha Delgado, secretaria de Medio Ambiente de la ciudad. A pesar de que un 64% de los usuarios del sistema público no usaba la bicicleta de manera regular, “pedalear en el DF sigue siendo complicadofalta mucha cultura vial”, comenta un pedaleante. Por lo pronto, el ejemplo de la capital se ha extendido a otras ciudades y el apoyo al ciclismo ha trascendido al color político: se ha convertido en una estrategia. Así, hay campañas de sensibilización dirigidas a los automovilistas y a los conductores de microbuses, el caótico sistema de transporte público de la urbe. Debido a los accidentes que han originado, atropellando a varios ciclistas, se han organizado varias manifestaciones en su contra.

A pesar de los riesgos, la bicicleta sigue siendo la manera más rápida de recorrer la ciudad. En el último desafio modal, una carrera urbana en la que compiten todos los medios de transportes, la bicicleta quedó en primer lugar. Le siguió la moto, el transporte público, los conductores y, por último, los peatones, que llegaron 20 minutos después que las cuatro ruedas.

El ciclismo urbano está en auge en la ciudad de los coches. La revolución comenzó con los jóvenes de clase media y, poco a poco, se ha extendido a trabajadores y clases más populares. La realidad se impone. En México no hay alternativas. O cambia el modelo de movilidad o los problemas que genera no harán más que agravarse. Lo bueno es que están tan convencidos que incluso cantan que hay que moverse de otra manera.

http://blogs.elpais.com/love-bicis/

Deja un comentario