Microrrelato

Microrrelato

Recordaba a sus amantes por el rastro que dejaban en la almohada. La buscó a su lado. Ella dormía con la boca abierta junto a la botella vacía. Era imposible definir a qué olía ese cuerpo inmóvil, hecho de plástico y silicona. “Qué buena está”, pensó. Qué solo se sentía a veces.

http://cultura.elpais.com/cultura/2012/08/19/actualidad/1345402841_360915.html

Deja un comentario