Extreme ironing: el deporte más absurdo del mundo

Por: Paco Nadal

Extrem ironing 3

Si saltar en paracaídas, hacer buceo técnico o escalar paredes de hielo te parece poca cosa, un deporte de nenazas, no te preocupes, alguien ha inventado ya la vuelta de tuerca en las actividades de aventura: elExtrem Ironing, probablemente el más absurdo y cachondo de los deportes de aventura.

Según su inventores se trata de combinar “la emoción de una actividad extrema al aire libre con la satisfacción de una camisa bien planchada”. Como se ve, los participantes de este “planchado extremo” deben demostrar su habilidad para dejarse una camisa “niquelada” en las situaciones más inverosímiles. El padre del invento es un tal Phil Shaw, eximio ciudadano de Leicester (Inglaterra), trabajador de una fábrica de prendas de punto y aficionado a la escalada, que en 1997 decidió combinar las dos actividades en el garaje de su casa (no os riáis: así empezó también Microsoft y mira donde ha llegado Bill Gates). Dos años después, durante una Nochevieja en Nueva Zelanda, conoció a un grupo de mochileros alemanes a los que le contó la historia y les entusiasmó tanto que le ayudaron a divulgar por la red el nuevo deporte.

Por supuesto, sí, es una coña. Una guiño divertido al Ironman, el campeonato de triatlón más duro y exigente del mundo, solo apto para supermanes y superwoman de verdad. Pero la cosa cuajó y ya hay hasta campeonatos del mundo de Extreme Ironing. El último lo ganó un tipo que se planchó los calzoncillos en plena Antártida. En la página alemanatenéis algunos vídeos muy divertidos.

Estos son algunos de los momentos más gloriosos del Extreme Ironing, por si queréis entrenar para las próximas olimpiadas:

Extrem ironing 1

Extrem ironing 12

Extrem ironing 2

Extrem ironing 5

Extrem ironing 15

Extrem ironing 13

Extrem ironing 14

 Extrem ironing 10

Extrem ironing 9

Extrem ironing 19

Extrem ironing 7

 Extrem ironing 20

Extrem ironing 16

Extrem ironing  11

Extrem ironing  18

Extrem ironing 17

Extrem ironing 21

Visto en: http://blogs.elpais.com/paco-nadal

Deja un comentario