Destino


Miguel A Hernandez Navarro
 Todas las noches
 la misma historia. El marido entra en la cocina, la tira al suelo y la acuchilla una y otra vez. Luego, como si nada hubiera sucedido, ella se levanta, ordena la casa y limpia los rastros de sangre. No sabe por qué sigue ocurriendo. Lo único que tiene claro es que debe limpiar con esmero. Los niños no tienen por qué enterarse.

Miguel Á. Hernández Navarro

http://www.uncuentoaldia.es/

Deja un comentario