Alvin Lee, in memoriam

´Descubrí a Ten Years After en 1969, a mis 14 años, cuando alguien que ya no recuerdo me prestó el álbum Ssssh (así se llamaba el tercer disco de este gran cuarteto británico de blues rock). Desde que escuché la pieza abridora, “Bad Scene”, me quedé anonadado por su poderío y limpieza interpretativa, pero sobre todo por la guitarra y la voz de su líder, Alvin Lee, quien lucía enormidades en “I Woke Up This Morning”, el blues con el cual concluía aquel LP portentoso.

Pocos meses después, pude oír el álbum triple con la música del festival de Woodstock, en donde Ten Years After tuvo una incendiaria actuación con “I’m Going Home”, un tema en el que Lee realizaba vertiginosos malabares guitarrísticos que me dejaron sin aliento (y lo siguen haciendo, cada vez que la escucho).

Desde entonces supe que Graham Alvin Barnes (verdadero nombre de Lee, nacido en Nottingham, Inglaterra, el 19 de diciembre de 1944) formaría parte de los máximos héroes de la guitarra, al lado de Jimi Hendrix, Jimmy Page, Jeff Beck y Eric Clapton. Así fue, aunque tiempo después desaparecería de los grandes escenarios y no lograría la estatura mitológica de Hendrix o la categoría de leyendas vivientes de Page, Beck y Clapton.

Sin embargo, Lee no se retiró. Aunque Ten Years After se desbandó a mediados de los setenta, él se mantuvo tocando como solista y grabó más de 15 discos (como los excelentes Pure Blues, de 1995, y Still on the Road to Freedom, de 2012) que en su mayoría pasaron inadvertidos. Su nombre se fue olvidando y las nuevas generaciones no lo rescataron. Solo permanecía el recuerdo de aquella presentación portentosa en Woodstock, reforzada por la película homónima dirigida en 1970 por Michael Wadleigh.

Alvin Lee falleció el pasado 4 de marzo, durante una cirugía de rutina. Tenía 68 años y un pasado glorioso que muy pocos recuerdan. Sirva su muerte (triste decirlo así) para revalorarlo como lo que fue: uno de los grandes héroes de la guitarra.

No permitamos que su música descanse en paz.

Hugo García Michel/mileniodiario

Deja un comentario