¿Y si los cardenales optaran por nombrar papa a un seglar?

Por: Juan Arias

No es una broma. Ya ha acontecido dos veces en la historia del Papado. Los cardenales reunidos en cónclave podrían decidir escoger como obispo de Roma a un seglar. Lo prevé la Constitución de la Iglesia.

LLeón XEl último papa seglar fue León X en 1513. Fue elegido papa con 37 años. Fue ordenado sacerdote el día 9 de marzo, consagrado obispo el dia 15 y papa el 17 del mismo mes.

Si eso aconteciera, el elegido debería ser consultado sobre si acepta o no. Si estuviera de acuerdo, antes debería ser consagrado sacerdote y después obispo.

Dado que hoy la Iglesia exige el celibato obligatorio, al revés de los primeros siglos cuando los papas estaban casados y tenían familia, en caso de estar unido en matrimonio y con hijos, debería dejarlos para poder ser consagrado.

Es difícil que hoy día los cardenales piensen en un seglar para substituir al papa Benedicto XVI, pero como acaba de escribir aquí en Brasil, Fray Betto, teólogo y escritor, la posibilidad no puede excluirse.

Debería, sin duda, tratarse de una situación límite.

Podría acontecer de dos maneras: una que los cardenales no encontraran entre los purpurados la figura de papa que creen necesitaría la Iglesia, y otra que alguno de ello presentara un candidato muy especial, seglar, que podría suponer una novedad para la Iglesia.

Supongamos, por ejemplo, que un cardenal de gran prestigio propusiera de repente un nombre ilustre de seglar con unas cualidades del todo especiales para dirigir a la Iglesia, considerado capaz de llevar a cabo una renovación a fondo de la institución.

Lo cierto es que este cónclave se va a celebrar en un momento del todo particular e inédito: con el papa bajo renuncia, pero aún vivo y con tres cardenales por lo menos bajo graves sospechas de haber ocultado cientos de casos de pederastas en sus diócesis, como lo son cardenales de Estados Unidos, Irlanda y Bélgica. Más los escándalos de corrupción económica de la banca vaticana y las tramas de explotación sexual que zarandean a la Iglesia.

Si los tres cardenales en entredicho, entraran en el cónclave y participaran a la elección del Papa ello podría suponer un escándalo, no sólo para las comunidades cristianas de esos tres países, sino también para de toda la catolicidad.

Podría haber hasta quién llegara a impugnar dicha elección papal en un momento ya tan crítico para la Iglesia.

En una situación de excepción como esta, ¿sería descartable la idea de que algún cardenal con fuerza moral pudiera proponer la candidatura de alguien fuera del colegio cardenalicio, incluso un seglar, de innegable moralidad personal?

No es de excluir, aunque todo parece pensar que los actuales cardenales no llegarán a ese extremo.

Es importante, sin embargo, que exista en la Iglesia esa posibilidad de poder convocar a un bautizado seglar para colocar en sus manos la diócesis de Roma que conlleva el gobierno de la Iglesia universal.

Mayores sorpresas incluso se han visto en la atormentada historia del papado en sus dos mil años de historia. Hasta un muchacho de 12 años fue en una ocasión elegido papa.

Habrá que ver, de cualquier modo, si este cónclave del todo especial nos reservará aún algún tipo de sorpresa inesperada, o si volverá a ser más de lo mismo.

Si todo se limitase a elegir a un Ratzinger II, aunque más joven, más sano y mejor comunicador, sería muy poco. Y es eso lo que se sospecha ya que varios cardenales lo están dejando intuir. Y la Iglesia, en este momento de infierno astral está necesitada de soluciones excepcionales, so pena de arrastrar un declino que parece inexorable.

Propongo a los lectores, que indiquen nombres de personas seglares que podrían presidir la Iglesia en crisis con fuerza moral e intelectual y prestigio mundial.

Imagen de una reunion de cardenales en San Pedro

Los cardenales que deberán buscar una solución creativa y profética al gobierno de una Iglesia zarandeada por los escándalos.

http://blogs.elpais.com/vientos-de-brasil

Deja un comentario