Cuidado con los gatos…..podrían vengarse.

Por: Juan Arias

Gato-negro
Es increíble la publicidad que los medios han dado- empezando por este diario- a la noticia que ha recorrido el mundo de que los gatos son los mayores enemigos de la vida silvestre. Se descubre ahora- vaya por Dios-  que los gatos sueltos, sin comida, matan a otros animales para alimentarse.

Es una hipocresía, porque si los gatos son los mayores predadores de la vida silvestre, nosotros, los humanos, los somos de la vida humana. Los gatos matan pájaros y lagartijas y mariposas y lo que encuentren a mano para sobrevivir.

Impedir que puedan matar especies protegidas es muy fácil. No es necesaria una alta tecnología. Basta impedir que entren en esos recintos.

¿Y nosotros, los educados humanos? Nosotros no matamos sólo lagartijas y pájaros. Nos matamos a nosotros mismos. Escribo desde Brasil donde cada nueve minutos una persona es asesinada. Desde 1985 fueron asesinadas un millón. No por gatos, por sus semejantes.

En el mundo se mata a una persona por segundo. Mueren de hambre, ejecutadas por el egoísmo del mundo rico, 25.000 niños cada año. En los últimos 10 años, han sido asesinados dos millones de menores.

Niños asesinados por el hombreNiños asesinados por el hombre

En los países musulmanes 20.000 mujeres son muertas por un delito de honor y en nuestra España, ¿cuantas mujeres son sacrificadas cada año por sus maridos?

Matan los políticos, los banqueros, los hombres de las altas finanzas al arruinar a la sociedad con sus especulaciones de muerte.

Los humanos nos matamos a nosotros mismos, a veces a tiros, otras por omisión, o en las guerras absurdas. Matamos a millones por falta de hospitales, de medicinas, de seguridad sanitaria.

Y no sólo nos matamos a nosotros. Matamos también la vida silvestre, infinitamente más que los gatos. Matamos las especies vegetales y animales. Matamos los ríos y los mares. Matamos las selvas. Matamos el oxígeno con nuestras contaminaciones urbanas. Nos suicidamos.

Matamos no sólo ratones y gallinas. Matamos a especies animales en extinción como elefantes y leones. Y no para aliviar nuestra hambre, sino por el dulce y terrible capricho de matar. Y hasta pagamos y caro para matar a un inocente elefante.

Elefantes muertos por el hombreElefante sacrificado para vender sus colmillos de marfil

Terrible hipocresía nuestro rasgarse las vestiduras por los animales que puedan matar los gatos.

¡Cuidado! Los gatos podrían vengarse. Son los compañeros del hombre desde hace seis mil años. En la cultura egipcia el gato poseía atributos divinos. Existía la pena de muerte contra los que los sacrificaran sin motivo.
Eran asociados a la fertilidad y por eso a las mujeres. Más tarde, en la Edad Media, nos volvimos bárbaros.

La Santa Inquisición pasó a perseguir y matar a los gatos por su asociación con las mujeres. Así como las mujeres representaban la tentación, el pecado y el demonio, también los gatos pasaron a ser vistos como el demonio. Sobretodo los gatos negros, el color de Lucifer.

Los gatos y la Inquisición (2)Los gatos eran quemados por la Inquisición

Los gatos, y más los negros, eran quemados en las hogueras con sus dueñas y acabaron vengándose. La peste negra que mató a mitad de la población europea está relacionada con la matanza de gatos que hizo proliferar a ratas y ratones que contagiaban la peste como ha recordado el diario O Globo.

Cuidado, pues, con los gatos que hoy podrían volver a vengarse.
Mejor respetarles como los egipcios, que quemarles como hizo la Inquisición.

¿O es que queremos volver a ella?

Las mujeres, sin embargo, que siguen viendo en los gatos una cierta fascinación por su elegancia, su inteligencia, su belleza y su gracia, siguen siendo hoy estrechamente unidas al misterio de los gatos.

Hoy, en muchas lenguas y culturas para exaltar las gracias de una mujer se dice que es “una gata”. Y, por lo menos, aquí en Brasil, también de un hombre bello e interesante se dice que es “un gato”. Si es negro, mejor aún.

Dejemos, pues, en paz a los gatos y vigilemos más bien a los humanos, que ellos son los verdaderos asesinos de la vida y del Planeta.

Niño con  gato negro

http://blogs.elpais.com/vientos-de-brasil

Deja un comentario