Una vida sin Bowie

Ayer todo mundo habló de David Bowie. Era inevitable. Además de que siempre es considerado cool amar a este artista, la nota lo ameritaba. Es importantísima: anunció su primer disco en diez años y lanzó su sencillo ‘Where are we now’. Además de que celebró los 66 años, pero, por lo visto, el regalo fue para nosotros. Pero el asunto va mucho más allá de celebrar a un artista que parecía haber desaparecido, o de un lanzamiento más.

La canción viene cargada exactamente de la nostalgia y delicioso dolor de la que el hombre ojos bicolor es capaz. Y eso teníamos por él, nostalgia y más. Además, la pregunta que lleva el título de la canción es perfecta. ¿En dónde estamos ahora? ¿En dónde estábamos hace diez años? ¿Lloraríamos al pensar en las personas que nos convertimos? ¿Lamentaríamos el mundo que hemos creado desde entonces? ¿O celebraríamos el hecho de que todavía somos capaces de sentir lo que David Bowie nos generó por primera vez en los ochenta? El crescendo emocional llegando al último minuto de la canción está llenó de esperanza. Y eso nos genera la noticia: esperanza de que en un mundo donde la música más reproducida del mundo se hace por coreografías en You Tube o fanáticos del paparazzi, todavía nos queda ‘El día siguiente’. Siempre puede haber algo más profundo y mejor que a la vez sea popular. Al menos eso me hace sentir esta canción. Bienvenido de regreso, maestro Bowie. El mundo es menos gris sin usted.

Susana Moscatel/mileniodiario

Deja un comentario