¿Pájaros fumones?

¿Pájaros fumones?

No es la nueva versión de Angry Birds. Tampoco se trata de aves con tabaquismo; pero sí de pájaros (gorriones y pinzones) que coleccionan colillas de cigarro. No para fumarlas, sino para incorporarlas en sus nidos.

Curioso. Pero para Monserrat Suárez Rodríguez, de 23 años, estudiante de biología de la UNAM, lo curioso fue el inicio de la investigación de su tesis de licenciatura.

Monserrat pensó que las aves podrían estar añadiendo las colillas a sus nidos no solo por ser un material disponible en la ciudad, sino porque podrían mejorar su supervivencia o reproducción.

Una posible utilidad de las colillas es que, por su alto contenido de nicotina (que queda atrapada en el filtro al fumarlos), las aves podrían estarlas usando como repelente para los piojos que las parasitan a ellas y a sus crías. No sería la primera vez: se sabe de aves que incorporan a sus nidos plantas que producen sustancias que repelen a los insectos (comportamiento conocido como “automedicación”).

¿Cómo comprobarlo? Junto con su tutor, Constantino Macías, del Instituto de Ecología de la UNAM, Monserrat investigó por dos vías: vio si el número de colillas en un nido tenía relación con el número de parásitos (ácaros) que contenía, y halló que sí: a más colillas, menos ácaros. Y usando “trampas de calor”, que atraen a los ácaros, observó si poner colillas nuevas o usadas alteraba el número de ácaros que salían de los nidos para acercarse a las trampas de calor: nuevamente, los filtros de las colillas usadas, pero no de las nuevas, alejaron a los parásitos.

Los resultados se publicaron el 5 de diciembre en la revista Biology Letters. Monserrat —que quiere dedicarse a la investigación— ha mostrado que muy posiblemente las aves sean capaces de adaptarse al ambiente urbano, aprovechando los materiales disponibles para mejorar sus posibilidades de supervivencia.

Pero habrá que profundizar. Podría haber otras razones para que los pájaros estén usando las colillas (por ejemplo, que el material de los filtros sirva como aislante térmico). En su tesis de doctorado, Monserrat buscará confirmarlo. Ya nos enteraremos si los pájaros, además de enojones, son tan instintivamente “inteligentes”.

lacienciaporgusto.blogspot.com

Deja un comentario